CORIM, donde reina el corazón

Es tiempo de que todos lo sepan. En Olavarría, en la calle Vélez Sarsfield 3028 (entre España y Lamadrid) existe un fantástico umbral que si se traspasa conduce a una nueva dimensión, en donde reina la luz del corazón y el amor es la única bandera. Allí no existen las divisiones ni se construyen fronteras, sólo hay ganas verdaderas de servir para ayudar a enraizar en el mundo de las formas una conciencia más fraternal, cálida y sensible, que a todos les permita sentirse amados, respetados e integrados, viviendo una cultura de unidad.

En esa dirección está CORIM. Para muchos puede que sea el Centro Olavarriense de Rehabilitación de los Insuficientes Mentales (tal como se desprende de sus siglas) o una institución con propósitos inclusivos dedicada a niños y jóvenes con capacidades diferentes. Para nosotros es algo distinto que aún no logramos enmarcar en las palabras que dicta la razón, por eso sentimos decirte que allí hay un mágico portal dimensional que sintoniza con la pureza del alma.

Fuimos a visitarlos y quedamos fascinados. En CORIM todo es especial, ¿querés saber por qué? Porque quienes ahí trabajan ponen especial cuidado en que los chicos y jóvenes que asisten se sientan cómodos, ponen especial atención en que estén contentos, en que se sientan apoyados y logren autonomía e independencia. Es especial también la contención y el cariño que les brindan a los padres para animarlos a fortalecer los lazos familiares. También es especial el alto grado de sensibilidad y empatía que estando ahí puede sentirse.Te decimos todo esto porque los vimos trabajar. Estuvimos en una clase de educación física, los vimos jugar, los vimos bailar y utilizar instrumentos en una divertida clase de música. También presenciamos las actividades que desarrollan en la pileta climatizada de Ferro, y todo lo que vimos tenía un común denominador: el amor manifestándose en diferentes formas. No vimos todo lo que hacen en CORIM porque afortunadamente es mucho (hay taller de arte, hipoterapia, danza, folclore, etc.), pero por lo que sentimos en la interacción, sabemos que CORIM es una institución en donde todos ponen su corazón hasta en los más mínimos detalles.

Marcela Elichirigoity (directora de CORIM) y Graciela Mendoza (vicedirectora) son quienes encabezan esta institución en donde todos trabajan bien unidos para ayudar a humanizar. En el patio tienen pintada una frase -hecha por la gente de Acción Poética Olavarría– que revela el espíritu con que se mueven: “Lo difícil se consigue, lo imposible se intenta”. Ellos encarnan la palabra inclusión, son los que ayudan a construir puentes, los que religan, los que abren corazones, los que insuflan optimismo, los que devuelven la esperanza, son quienes pulsan para que los niños y adolescentes con autismo, síndrome de down o trastornos severos del aprendizaje formen parte de un mundo que los trate como lo que realmente son: bellos seres humanos.

CORIM, al igual que sucede con IDEO e Ilusiones, necesita ayuda para poder seguir funcionando. Por eso te pedimos que te acerques y colabores. Andá a Vélez Sarsfield 3028 y cruzá ese fantástico umbral que conduce a una nueva dimensión, en donde reina la luz del corazón y el amor es la única bandera.

P.D.: clickeando aquí podés ver la reseña, sobre todo lo que hacen en CORIM, que muy amablemente nos acercó su directora : )

 

(Fotos: Tomás Pagano)

Tags:     , , , ,

Artículos relacionados

5 comentarios

  1. Patricia

    excelente institución y personas que la componen; un orgullo el haber compartido el tiempo que ayudaron a mi sobrino Maximo Weisbeck.Gracias de todo corazón

  2. maria

    yo pase por esa institucion con mi hija catalina, son un gran equipo con un corazón giganteeeeeee felicitaciones chicas besos

  3. lorena

    Es realmente fascinante como trabajan y el tiempo que le dedican a los chicos, la verdad que mis hermanos milton y augusto suarez ; es una maravilla todo lo que avanzaron en la vida, es una alegría inmensa todo lo que logran día a día. Sigan así y muchos éxitos

  4. Nombre *

    monica paola estela julia marcela me encanta corim
    las quiero mucho y firma juan pablo larregle

  5. Liliana

    Gente que vale la pena : docentes y no docentes de CORIM, con amor y dedicación a los niños todos los días. También un recuerdo muy especial a los iniciadores de este Centro, me acuerdo de llevar a mi primo Fernando Fernadez Muia a una casa en Chacabuco y Balcarce, creo,donde comenzó a funcionar el centro hace ya casi 50 años…APLAUSOS DE PIE GENTE DE CORIM!!!

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*