«Del otro lado del árbol» reina la magia

Del otro

El amor en acción es la energía más transformadora y poderosa que se puede poner en marcha cuando la mente, los pensamientos y sentimientos se alinean con la voz del corazón. Una prueba bien palpable de esto es «Del otro lado del árbol», un colectivo social que supo hacer del dolor un verdadero canto a la vida que hoy inspira a que chicos y grandes le pongan alas a sus sueños, para hacer de la Tierra un lugar mucho mejor, donde la magia sea posible.

«Del Otro Lado del Arbol en Olavarría» es una organización no gubernamental (ONG) que nace a raíz del proyecto creado por Paula Kriscautzky -en el 2011- en la ciudad de La Plata, cuando su hija Pilar, de tan solo 5 años, falleció de cáncer (ver más abajo su historia). En memoria de su hija, Paula crea una biblioteca y su emprendimiento se difunde rápidamente por las redes sociales, en donde muchas personas sienten el llamado a replicar la iniciativa.

Olavarría no fue la excepción, y en febrero de 2012 «Del otro lado del árbol» comenzó a funcionar de manera itinerante, con encuentros cada quince días en parques públicos de la ciudad y la zona. Desde esa época hasta ahora, el camino que ha recorrido esta entidad de bien público ha sido muy intenso y aleccionador, por eso fuimos hasta la sede situada en el Parque Helios Eseverri para dialogar con Andrea Fernández, quien nos hizo la salvedad de que como siempre trabajan en grupo, nos daría la nota si teníamos la amabilidad de mencionar también a los demás miembros del «equipo de locos soñadores de la Biblio 2015», conformado por Paula Scotton, Lorena Achinelli, Guillermo Aquaro, Pablo Coronel, Andrea Ezquiaga, Orfilia Barcelona, Mariel Liceaga, Maximiliano Acevedo, Mariné Braunmuller, Eliana Gomez, Paula Fraysee, Ana Duhalde, Rubén Contreras y Verito Ciapina.

Cumplida esta formalidad, los invitamos a disfrutar la manera apasionante y movilizadora con que Andrea Fernádez describe la forma en que trabajan para que el camino iniciado por la pequeña Pilar siga haciendo una huella imborrable en el corazón de todos los que pasan y conocen «El otro lado del árbol»:

 

Las fotos que los integrantes «Del otro lado del árbol» van subiendo a Facebook dan una clara muestra de la transformación del lugar.

del1

a8     a22     a20

del2

La historia que dio lugar a «Del otro lado del árbol»:

Pilar tenía cinco años cuando murió de cáncer. Durante los diez meses que duró su enfermedad, ella y su mamá, Paula Kriscautzky, pasaron largas horas en la Clínica del Niño de La Plata. Durante una de las sesiones de quimioterapia, su hija le dijo: «¡Qué lindo sería que las enfermeras trajeran crayones y cuentos además de remedios!». Paula la consolaba llevándola al parque Saavedra, situado frente al hospital, donde leían cuentos y jugaban juntas, como si estuviesen en una especie de sala de espera al aire libre.

Cuando Pilar murió, Paula recordó las palabras de su pequeña hija. Su amor de madre y su profesión de maestra la inspiraron para fundar «Del otro lado del árbol», una biblioteca – taller infantil que funciona en esa plaza donde ellas compartieron los últimos momentos. «Decidí crear la biblioteca más linda del mundo, con libros al alcance de todos los niños, con muchos colores, almohadones en el piso, canastos con crayones. Es un lugar mágico, bello, es un homenaje a la vida de Pilar». Así describe Paula el lugar que creó en memoria de su hija, y quién mejor que ella para que sigas conociendo cómo nació esta iniciativa que desde el 2012 echó profundas raíces en nuestra tierra:

 

 (Fotos: Tomás Pagano)

Artículos relacionados

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*