Destinado a triunfar

Martín Loyola tiene 32 años y es protesista dental, sin embargo siente que está destinado a triunfar con su música en los grandes escenarios. Su nombre artístico es “Heros” (que en griego significa “héroe”). Tuvo una infancia muy dura y aleccionadora que lo llevó a sintonizar con lo que más le gusta, siente y disfruta: componer y cantar. Muchos le dicen que se parece a Ricardo Arjona, sin embargo él sabe que más allá del parecido físico con el guatemalteco sus letras también darán que hablar. Te invitamos a conocer la emotiva historia de un músico olavarriense que aún no es profeta en su tierra, pero probablemente muy pronto lo será, porque es de los que no claudica a la hora de materializar sus sueños.

Martín es soltero y tiene una hija que se llama Giovanna. Como buen pisciano, es imaginativo, intuitivo y bien sensible hacia los sentimientos de los demás. Tuvo la amabilidad de recibirnos en su casa para que podamos compartir parte de sus vivencias y hacernos eco de un presente musical ascendente que lo ha llevado a recorrer países como Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia. En Olavarría aún no son muchos los que conocen su material discográfico, por eso sentimos que estaba bueno buscarlo para charlar.

Ni bien llegamos nos hizo pasar al estudio musical que está situado arriba de donde fabrica las prótesis dentales. Al subir por la escalera vimos que varios instrumentos estaban posicionados como si algún grupo fuese a tocar. “Compré todo esto porque me gusta la música, sin embargo por ahora no hay grupo que los toque porque me muevo solo” nos explicó Martín ni bien nos acomodamos para comenzar la entrevista, que entre otras cosas revelaría lo dura que fue su infancia y las dificultades que tuvo que sortear para poder grabar sus cuatro discos.

“Sobre finales del 2006 empecé a incursionar en la música con mi hermano Marcelo, a quien le había puesto el nombre artístico `Big Juniors´. Yo le componía las letras de las canciones y él las cantaba con tan sólo 10 años, así fue como comencé a relacionarme con la música. Mi intención era ayudarlo a que pudiese ir forjándose un camino, ya que era muy talentoso y tenía un don para cantar. En el 2010 hicimos el video `Finish Alcohol´, para una campaña que impulsó la municipalidad llamada `Stop Alcohol´ (ver video), y un año más tarde él dejó la música porque le gustaba más jugar al fútbol”, así comenzó Martín a contarnos cómo fue que se inició en el camino de la música.

“Cuando mi hermano decidió dejar de cantar me puse mal, y gracias a eso me di cuenta de que yo había estado proyectando en él lo que en realidad me gustaba a mí y no me animaba a realizar”, acotó.

Nos intrigó saber por qué no se animó directamente él a cantar en vez de proyectar lo que quería en su hermano, y fue bien sincero en su respuesta: “Tuve una mala experiencia con un amigo que es compositor y maestro de música. Cuando tenía 15 años le llevé una canción y se la canté, él me escuchó y me dijo: `Vos tenés muy buenas ideas pero no podés cantar´. Y eso me quedó muy marcado. Ahora cada vez que nos encontramos y sale ese tema en las charlas se ríe y me dice: `Bueno… me equivoqué´. En ese momento, como las palabras venían de alguien que sabía de música uno lo toma como una verdad, por eso al principio eso me frenó mucho”.

“Animarme a cantar fue una lucha conmigo mismo porque una cosa era lo que me decía la cabeza y otra lo que me dictaba el corazón. Yo sentía que quería cantar, pero en mi mente había quedado muy grabado que no tenía condiciones para hacerlo. Por ese entonces yo ya era protesista dental y trabaja de eso, sin embargo para llegar a vivir de esa profesión pasé por un montón de situaciones muy difíciles”, destacó.

Ver la expresión triste de su rosto hizo que le preguntáramos si quería contarnos algo más al respecto: “Mi mamá me echó de mi casa a los 14 años, y  eso me llevó a dormir mi primera noche en un terreno baldío de un pariente, que quedaba en la esquina de mi casa. Los siguientes días los pasé durmiendo dentro de un auto que estaba a la vuelta. Como tenía un amigo que se llamaba Fabio, al que su mamá también lo había echado de su casa, los dos dormíamos en el mismo auto, y de ahí pasamos a dormir durante un tiempo en un camión que tenía su papá, que era más cómodo. Cuando llegó el invierno, como él ya había podido regresar a su casa, lo que hacía era hacerme pasar cuando sus padres estaban dormidos, me tiraba un colchón y me despertaba antes de que ellos se levantaran para que no me vieran”.

“Como vivir así no daba para más me fui a vivir con mi abuelo. En esa época logré juntar unos pesos, me compré una motito y me puse como motomandado, pero la situación del país fue desastrosa y ahí pasé la peor etapa de mi vida, porque pasé muchas necesidades. En esa época junté cartones, comí en el basural y la calle me llevó a tener mala junta, así que comencé a consumir mucha droga. Vivía volado y sin rumbo. Tenía mucho remordimiento por no contar con una familia ejemplar y también por tener muchos sueños y no poder concretarlos. También me dolía el rechazo familiar y lamentablemente en esa época no conté con amigos que me contuvieran, me escucharan o me ayudaran a ver otros caminos o maneras de canalizar mi enojo”, explicó.

Dada su gran sensibilidad, al recordar la parte más dolorosa de su juventud fue inevitable que mientras narraba lo vivido algunas lágrimas recorrieran su rostro. Hizo una breve pausa y continuó: “A los 23 años, como no tenía trabajo ni tampoco donde vivir, estuve tres años en el Regimiento de Olavarría como voluntario, y quien me ayudó un montón a trascender la realidad que me tocaba vivir fue Alejandro Lacoste, un amigo que conocí tiempo después de haber andado en la calle, él fue un pilar importante en mi vida, un motor de todo esto, porque también me acompañó cuando comencé a dar los primeros pasos en la música”.

Con respecto a cómo fue que se inclinó por ser protesista dental, Martín explicó que “un día, cuando yo tenía 13 se me cayó la pelota en el patio de mi vecino, cuando se la fui a pedir me hizo pasar por el garage de su casa, que siempre estaba cerrado y desde ahí se escuchaba un ruido a torno que siempre me había generado intriga. Ni bien vi que había dentaduras le dije que yo quería aprender a hacer lo mismo. Le pregunté si me enseñaba y me dijo que sí, de manera que de muy chico aprendí la profesión, sin embargo me recibí recién en el 2008, cuando me pude pagar la carrera estudiando a distancia. De todos modos, durante el período en que estuve en el cuartel me fui comprando poco a poco las herramientas y en el 2009 empecé a trabajar como protesista dental. Hasta esa época la música siempre me había gustado y también se me daba por escribir, pero no cantaba”.

A Martín siempre le gustó el lado romántico y las letras sentidas. “Arranqué mi carrera musical con el nombre `Caminante´. Cuando comencé a cantar muchos me cargaban diciendo que era muy parecido a Arjona. Su música me empezó a gustar después de que me empezaron a comparar con él; de hecho terminé saliendo con una flaca que era fanática de Arjona, que se enganchó conmigo debido al parecido físico. A ella le terminé haciendo un tema que se llama `Apnea´, el cual versioné al estilo cachaca que yo hago. Esto de las comparaciones me llevó a que leyera la biografía de Arjona, que me resultó muy interesante, y también leí su libro. Me gustó porque resultó ser una persona talentosa, muy abierta, sensible y que comprende muy bien a la mujer”.

“Mi primer disco lo grabé a finales del 2012 y se llamó `¿Dónde está tu amor?´, lo hice con la discográfica Magenta. La persona que me producía me dijo que el nombre `Caminante´ era poco comercial y que era un nombre que se asociaba a los camioneros, por eso fue que pasé a llamarme `Heros´. A mí me gustaba el nombre `Caminante´ porque ese nombre representaba todo lo que había tenido que pasar hasta poder llegar a cantar, ya que tal como te conté había toda una historia detrás de mi música”, dijo.

Su primer disco incluyó 18 temas propios y el hit era `¿Dónde está tu amor?´, tema que dio nombre a la placa. “Esas canciones se las escribí a la mamá de mi nena, con quien nunca formé pareja -explicó-, de ahí que el título elegido fuese ese, ya que siempre estuve muy enamorado de ella. Ese primer disco fue para ella. Mi intención era poder reconquistarla, sin embargo se alejó aún más”.

Todas las expectativas que Martín se había generado con su primera producción musical no se cumplieron. “Ese disco no sólo no me ayudó en lo sentimental sino que no tuvo repercusión porque lo que inicialmente la productora me prometió luego no se vio reflejado en el contrato, así que no lo firmé nada. El disco se grabó, se hicieron los CDs pero quedaron en poder de la discográfica y no sé qué habrá pasado con ese material”, indicó.

Ese no fue su único trago amargo, también lo estafaron tres veces personas que a cambio de dinero prometían llevarlo a la televisión y realizarle giras importantes. “La inexperiencia, sumada a la ansiedad que tenés porque la gente conozca lo que hacés, te lleva a cometer errores y confiar en gente que luego termina resultando chanta y te estafa porque te hace comprar espejitos de colores y después nunca más te atienden el teléfono”, subrayó.

Lejos de desmoralizarse y bajar los brazos ante esas malas experiencias iniciales, al año siguiente Martín volvió a graba un nuevo disco, con 21 temas propios, que incluía canciones de `¿Dónde está tu amor?´ y temas nuevos. “Ese disco lo hice de manera independiente y bien a pulmón. Para poder grabarlo, además de una plata que tenía ahorrada, vendí todo. Sólo me faltó vender un riñón. Para juntar la plata vendí el televisor, el lavarropas, mis perfumes, vendí ropa, la bicicleta… vendí prácticamente todo. Me quedé sin nada, pero yo estaba dispuesto a cumplir mi sueño por eso no me dolió desprenderme de mis cosas. Bien lo describe Arjona cuando dice que es un orgasmo ver cuando la idea que uno tiene se materializa”.

Con esfuerzo e iniciativa propia, Martín logró cantar en el conocido programa “Pasión de Sábado” y también salió en varias oportunidades por la pantalla de la señal capitalina C5N, por eso cuando recapitula el esfuerzo de todo lo que vino haciendo hasta ahora se siente contento. “Cuando uno realmente quiere algo lo primero que internamente te preguntás es qué tan dispuesto estás a sacrificar cosas por ese sueño, y yo estaba dispuesto a sacrificarlo todo. Ese grado de entrega es lo que te permite darte cuenta de si realmente eso es lo que querés. En mi caso siento una satisfacción tremenda al ver que lo que en principio pasó por mi cabeza y salió de mi corazón luego lo veo materializado, lo escucho por la radio o te encontrás con gente que desde otros países me escribe para felicitarme o decirme que mis temas están sonando. Hoy tengo seguidores en Chile, México, Bolivia, Uruguay y Paraguay, y eso hace que el esfuerzo y la inversión realizada valieran la pena”.

La fuerza y el empuje que le genera su pasión por la música hicieron que, lejos de quedarse cruzado de brazos, Martín diese nuevos pasos y saque un segundo disco llamado `Tú qué sabes´, versión que luego mejoró y le anexó nuevos temas bajo el nombre “Yo soy vos”. También grabó un tercer disco con artistas de renombre en la movida tropical. “Tuve la bendición de hacerme muy amigo de Carlos Coria, que es el vocalista de `Mak Donal´, una banda ya consagrada en los países limítrofes, que tiene 20 años de trayectoria musical y ha tocado con bandas como `Mala Fama´, `Damas Gratis´, `Yerba Brava´ y `Flor de Piedra´. Me hice muy amigo de él a partir de conocerlo en el programa `Pasión de Sábado´, y por su intermedio conocí a su productor, quien me ayudó a trabajar sobre mi tercer disco llamado `Lobo disfrazado de oveja´, que hice con artistas consagrados tales como `Dany Lezcano´, `Jackita´, `Mak Donal´, `Carita Negra´ y `La Mara Santos´. Varios de esos temas pegaron mucho. Ahora voy por el cuarto disco, que se llama `Soy lo que me conviene´ ”, destacó.

“Yo no hago cumbia, si tuviese que definirlo mi estilo es más bien una cachaca romántica, aunque el último disco tiene un ritmo más latino”, puntualizó Martín mientras movía sus brazos haciendo que sus tatuaje llamaran aún más la atención. Sobre su piel no sólo tiene tatuadas unas enormes alas que lo inspiran a volar, también tiene un micrófono, al Gauchito Gil y a un jefe indio, ya que la línea de sus ancestros (por parte de su madre) está directamente vinculada a los primeros habitantes que poblaron estas tierras, los Maika y los Galván.

Martín quiere tanto a Olavarría que varios de videos fueron grabados usando los escenarios naturales de nuestra ciudad. “Luis Molina, de `Ya Fotografía´, es quien siempre se encarga de buscar los lugares para hacer los videos; él está conmigo desde que me inicié en la música y es quien me hace la producción fotográfica, así que le estoy más que agradecido por su apoyo desinteresado, al igual que a Sergio Tapia, el dueño de la 106, Radio Mágica, que difunde mis temas”.

En varias de sus canciones aparece la artista olavarriense Micaela Ressia Mondello. “A ella la elegí como la protagonista oficial de algunos de los videos que hice en Olavarría porque ya nos conocemos, ella también canta, es muy talentosa y además ha hecho teatro y tiene un increíble don para todo lo que hace”, resaltó.

A la hora de conocer un poco más sobre sus gustos y su forma de ser, Martín sostuvo: “Me gusta la ópera, el folclore, escucho tango, los Beatles… me gusta todo tipo de música. También me gusta leer sobre psicología y a autores como Neruda y Mario Benedetti. Kahlil  Gibran también me marcó mucho porque tiene una literatura muy rica. Además me gusta leer poesías, de hecho hice dos de mis canciones con letras de Beto Ortíz, un gran autor olavarriense al que le pedí permiso para llevar sus poesías a canciones porque realmente lo que escribe me gusta mucho”.

“Soy una persona muy sensible y también muy emocional -agregó-, a la que no le cuesta conectar con su lado femenino y dejar volar la imaginación. También me gusta ayudar, lookearme bien y soy muy exigente conmigo mismo, por eso también le exijo a quienes le pago para que me ayude a editar los discos”.

Una de las características salientes de los nacidos bajo el signo de Piscis es que suelen dar más de lo que reciben, y al menos en Martín eso se cumple. “Mi música hoy no se vende porque los discos no están a la venta. A mis discos los regalo, no los vendo, porque siento que la música se tiene que regalar. Hoy tengo una profesión que gracias a Dios me está dejando dinero, y eso me ayuda a poder compartir mi música sin que me paguen. Sé que si uno quiere dedicarse de lleno a la música eso no debería ser así, pero por ahora me manejo de ese modo porque así lo siento, además sé que cuando vos das nunca te falta nada”.

“Escribir y cantar me permitió soñar y también me ayudó a conocerme, porque la música está muy relacionado con lo que es la espiritualidad. Cantar me sana y me ayuda a desconectarme un montón. Además todo este proceso de haber incursionado en la música me ha permitido conocerme a mí mismo y también me ayudó a aceptarme tal cual soy, y esas son cosas que para mí representan el mayor éxito que uno pude llegar a tener en la vida, porque siempre tuve complejo con mi estatura, con mi voz, con mi nariz, con mi cara… por eso aceptarte como sos es lo que para mí está bueno en la vida”, remarcó.

Además del hecho de poder conocerse a sí mismo, la realización de sus cuatro discos también le brindó otro tipo de aprendizajes. “El viajar y estar en contacto con artistas a los cuales estaba acostumbrado a ver por la televisión me sirvió para ganar en confianza, porque generalmente uno como espectador ve excelencia en el trabajo de los otros, sin embargo muchas veces cuando estás con ellos es todo lo contrario de lo que imaginabas, y te encontrás con que en definitiva son personas iguales a vos e incluso a veces con más defectos o problemas que uno”, indicó.

“El mundo de la música es bastante particular. Al principio fue muy chocante todo para mí. La primer vez que yo fui a cantar a un boliche en Buenos Aires me recontra asusté. Fue una locura, porque vi cosas que no había visto jamás, como el hecho de que en un VIP haya famosos teniendo relaciones sexuales delante mío o drogándose. La noche del músico generalmente es así. Son muy pocos los músico disciplinados que cuidan su imagen y mantienen un línea de conducta”, destacó.

“Hoy mi idea es llegar a ser famoso y consagrarme con mi música, y trabajo para eso cada día autoexigiéndome mucho. Todo lo hago a pulmón. En su momento tuve un representante pero ahora prefiero moverme solo y ser un músico independiente hasta que pueda dar con un productor hecho y derecho, que trabaje de manera bien responsable”, sostuvo.

“Considero que hay que tener mucho valor para sentarse, escribir y luego eso mismo cantarlo públicamente, porque uno queda expuesto a todo tipo de comentarios, cargadas y críticas, pero así es en parte la vida del músico, por eso yo no trato de hacer cosas para agradar a la gente sino que busco hacer lo que a mí me moviliza, por eso en mis letras cuento lo que me pasa y luego lo comparto”, destacó por último Martín, mientras Tomás se preparaba para hacerle las fotos que ilustrarían esta nota.

Todo lo que hacemos en la vida tiene un sentido que muchas veces la mente desconoce pero el corazón sí sabe y siente. Poco a poco Martín se está consolidando como el “héroe” de su propia historia, una historia de superación personal que le permitió salir de la calle, alejarse de las malas juntas y volverse más sensible a partir de conocerse a sí mismo, aprender de lo vivido y compartirlo en sus canciones. Él confía en que será famoso. Siente que lo puede lograr, y que ya nada se interpone entre lo que quiere y siente.

No porque sí su nombre artístico es “Heros” (que significa “Héroe”). Tampoco es casual que se haya tatuado un micrófono y un par de alas inmensas: internamente reconoce que su destino es volar alto y llegar bien lejos con las letras de las canciones, que nacieron bajo el halo de su ciudad natal. Hoy Martín no es profeta en su tierra, pero eso es algo que el paso del tiempo revertirá, porque cuando se trabaja con tanta dedicación, amor, pasión y esfuerzo, el abrazo del éxito es inevitable.

(Fotos: Tomás Pagano + facilitadas por Heros)

Acá podés ver y escuchar, entre otras cosas, parte del material que “Heros” grabó junto a reconocidos artistas de la movida tropical.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*