El “Factor Humano” que relumbra

Fernanda Alvarez y Sandra Pérez. (Fotos: Tomás Pagano)

Hay tareas que a veces no logramos dimensionar porque quienes las brindan se ofrecen de nexo o puente para que otros cobren protagonismo en los espacios que ellos abren, sostienen e impulsan, de manera que todo lo bueno se expanda y multiplique. Ese “Factor Humano” que marca la diferencia a la hora de informar, educar y concientizar, tiene en dos mujeres olavarrienses su mejor expresión, porque ellas se mueven, sirviendo de corazón, para que todos ganemos en calidad de vida y aprendamos a trascender nuestros prejuicios. Hoy, Fernanda Alvarez y Sandra Pérez nos comparten la cálida manera que tienen de alumbrar mediante un programa de televisión que también las ayuda a crecer, tanto a nivel profesional como en el aspecto humano.

Alumbrar no sólo consiste en andar con una linterna, una vela o un farol. Hay infinitas formas de hacerlo, y una muy bella manera es aportando claridad por medio de la palabra. Sandra y Fernanda iluminan. Son capaces de expresarse abriendo el corazón, para ayudar a quienes tienen algún testimonio que compartir o quieren dar a conocer alguna buena propuesta puedan hacerlo. Cada miércoles, desde hace 5 años, cuando el reloj marca las 21,30, ellas dan vida a “Factor Humano” por Canal Local, el programa de salud y servicio que marca tendencia a la hora de comunicar y  generar conciencia con seriedad y compromiso.

Se sorprendieron cuando les dijimos que las queríamos entrevistar, porque son de las mujeres que prefieren pasar inadvertidas. Sin embargo les insistimos porque a nuestro modo las queríamos homenajear, y qué mejor manera de hacerlo que ayudando a que quienes cada miércoles las ven en la pantalla local sepan más sobre lo que ellas hacen. Y de paso conozcan algunos detalles que no siempre salen a la luz, como el hecho de que a la hora de producir, a Sandra, como buena acuariana, le gusta volar y Fernanda, que es de Tauro y se siente más cómoda con lo que esté bien estructurado y organizado, hace lo imposible para que su compañera y gran amiga ponga los pies sobre la Tierra. Ellas se complementan a la perfección, y eso bien se traduce en el producto que con tanta pasión y dedicación generan.

“En la calle o cuando vamos a hacer las compras a veces pasa que la gente te pregunta: `¿Vos sos la chica de la tele?´ Y uno les dice: `Sí, pero estoy camuflada´, porque estoy de rodete y sin la misma producción” dijo sonriendo Fernanda cuando les preguntamos cómo sobrellevan el hecho de ser conocidas.

“Las dos somos de perfil bajo -agregó-, y en ese sentido el programa no nos cambió a ninguna de las dos. Seguimos siendo las mismas que antes de aparecer en cámara, con la diferencia que ahora la gente nos reconoce en la calle y eso a veces nos hace sentir un poco invadidas. De todos modos te vas acostumbrando, incluso, a veces, hay cosas que te dicen que te hacen reír, como en el supermercado cuando una señora me preguntó: `¿Vos sos la chica de los médicos?´. Por suerte siempre son buenos los comentarios. Incluso me han dicho: `Sos mucho más delgada que en la tele´, y esas cosas  te alegran”.

Sandra se reía de lo que contaba Fernanda y resaltó: “A mí una vez me dijeron una cosa `terrible´ en una frutería. Un señor mayor, que no sé si era el papá del dueño o del encargado, cuando me vio dijo: “¡Vino la chica de la tele, la chica de la tale!”, y no sé si quiso quedar bien o qué pero luego agregó: `Ahh! Pero salís mucho mejor en la tele´. Y yo le dije, `pero eso no es un piropo´, porque por lo general te lo dicen al revés, pero se ve que el señor fue muy sincero”.

“La exposición que da la televisión hizo que nosotras mismas tuviésemos que tomar conciencia de lo que implica lo que hacemos, porque al ser conocidas eso lleva que ante cualquier cosa que una pudiese llegar a hacer de manera incorrecta en la vía pública, como estacionar en un lugar no permitido por ejemplo, la gente llame al Canal, y eso mismo sucede con cualquiera de los que salen en pantalla, porque se está más expuesto ante la gente. De todos modos, afortunadamente hasta ahora los llamados que recibimos son de demostraciones de afecto y buenos comentarios por parte de la gente”, comentó Sandra.

“Nosotras somos la cara visible, pero al programa lo hacemos entre cinco personas, y nosotras sentimos nuestro espacio como algo muy reducido, muy íntimo y familiar, donde hay mucha confianza y muy buen compañerismo. Ese hermoso clima hace que a veces no dimensionemos que miles de personas ven en vivo lo que hacemos, por eso luego a veces nos sorprende cuando en otros ámbitos, como puede ser en la calle, en alguna fiesta, una reunión o en cualquier otro lugar, la gente nos hace comentarios puntuales sobre los temas que abordamos. Lo que también nos ayuda a tomar conciencia sobre el alcance del programa es la participación de la gente por medio de los mensajes o cuando nos llaman para pedirnos el teléfono o la dirección del profesional que estuvo en el programa. Esas cosas están buenas porque nos ayudan a dimensionar la llegada de lo que hacemos” explicó Sandra.

Por haberlo leído, sabíamos que Factor Humano había nacido a raíz de la fusión del trabajo de Fernanda en la sección de Salud del diario El Popular y de la labor de Sandra en “Línea Vital” (el programa televisivo que hacía con Cecilia Astigueta), por eso quisimos que también nos cuenten sobre el enfoque que inicialmente decidieron brindarle al programa: “Con Fernanda somos amigas por fuera de lo que es lo profesional, así que decidimos comenzar juntas el ciclo de `Factor Humano, Salud y Servicio´ porque consideramos que lo que hacíamos podíamos volcarlo en un formato informativo, que a su vez fuese educativo y pudiese brindar un servicio a la comunidad, siendo puentes o vínculos entre la gente y todas las cuestiones relacionadas con la prevención y con la divulgación de nuevas tendencias en el área médica, ya que sentíamos que mucha gente estaba esperando que le acerquen temáticas nuevas y se la ayude a descubrir a profesionales de Olavarría que no conocían, de manera que puedan tener una mejor calidad de vida”.

“A veces la salud está muy asociada a la tecnología y a los avances científicos, como si no fuese algo que dependiera de los seres humanos -resaltó Fernanda-, por eso nuestra idea también era ayudar a humanizar la salud y servir de nexo entre los profesionales que vienen al programa y las diferentes temáticas que les ofrecemos a los televidentes. De ahí nuestro nombre `Factor Humano´, porque siempre lo humano es el factor que hace la gran diferencia. Por eso es está bueno cuando las personas nos agradecen que las hayamos ayudado a tomar conciencia sobre determinados temas, lo mismo que cuando destacan que por medio del programa se enteraron de alguna nueva terapia que hay en Olavarría o recibieron información útil sobre temas que desde el punto de vista médico les resultan de gran interés”.

“Nosotras no tocamos sólo temas vinculados con la medicina o las enfermedades, también abordamos temas sociales, temas vinculados con la educación e incluso con lo espiritual, porque todo forma parte del ser humano”, dijo Sandra a modo de complemento.

Fernanda también señaló: “Abordar el tema de la salud es algo que va más allá de las enfermedades, incluye también la promoción de los hábitos de vida saludable y de todo aquello que permita al ser humano estar en armonía con su medio ambiente. Por eso nosotras también buscamos ayudar a expandir la mirada, porque estar en salud es algo que va mucho más allá de una cuestión médica, dado que implica también, entre otras cosas, fomentar el equilibrio con los factores sociales, psicológicos y ecológicos”.

“Siempre buscamos aportar una mirada positiva en los programas, por eso hacemos hincapié en la prevención, en ayudar a mejorar la calidad de vida y buscamos no caer en el golpe bajo. De todos modos en algunos temas inevitablemente está presente la crisis, la angustia y hay veces en que algunos casos de testimonios terminan mal. De todos modos nuestro enfoque está centrado en tratar de brindarle siempre una esperanza a la gente y también abrirle puertas para que las exploren”, indicó Sandra.

Hacer un programa semanal en vivo no es sencillo, sobre todo porque “ni bien se termina un programa el otro ya parece estar a sólo un paso de distancia”, sin embargo ellas se esfuerzan por enriquecer lo que brindan. “Siempre buscamos aportar nuevos puntos de vista, y en eso tanto los profesionales de la salud como los mismos televidentes nos van ayudando muchísimo. Y que eso suceda no es casual sino que surge como consecuencia de haber construido de manera paciente y constante un vínculo de confianza en donde a través del intercambio de información todos nos vemos beneficiados porque aprendemos de manera colectiva”, dijo Fernanda.

“Más de una vez hemos querido innovar o hacer variantes en nuestro formato, pero a la gente le gusta que hagamos entrevistas en vivo, porque de esa manera pueden mandar mensajes y hacerles preguntas a los entrevistados. También muchas veces los televidentes hacen preguntas, mandan saludos y piden que mencionemos sus nombres para que el profesional en cuestión sepa quién se comunicó, sobre todo si se trata de uno de sus pacientes. Esa interacción que se da con los televidentes está buena porque a su vez permite enriquecer la entrevista”, acotó Sandra.

Como por más buena voluntad y predisposición que se tenga el tiempo disponible no alcanza para conocer en profundidad sobre todos los temas que semana tras semana abordan, quisimos saber si alguna de las diferentes temáticas enfocadas en el programa las ayudó a tomar conciencia sobre algo en particular. “A mí el tema que más me impactó fue el del cannabis como uso medicinal, porque lo primero que comúnmente uno dice cuando habla de cannabis es hacer una broma sobre fumarse un porrito, pero tu percepción sobre el tema cambia radicalmente cuando conocés la historia de pacientes, que en algunos casos son nenitos, que gracias a ingerir el aceite de la planta pudieron modificar su calidad de vida, cuando antes estaban convulsionando todo el tiempo y a punto de morir. Cuando vos conocés esa realidad en principio te sentís un ignorante y también un poco tonto por el tipo de pensamientos que uno tenía sobre el uso medicinal del cannabis, y, luego de profundizar en el tema, medio que casi te convertís en un militante en defensa de esas causas. Ese es el servicio que podemos brindar, el hacer de puente para que nuestro espacio sea un lugar para difundir, para informar y también para ayudar a trascender prejuicios. Por eso a nosotras nos gusta poder acercarnos a la gente hablándoles con un vocabulario simple de entender, pero con información científica que lo respalde y avale”, subrayó Fernanda.

“Te menciono lo del cannabis a modo de ejemplo -continuó-, pero eso mismo nos ha pasada con muchos otros temas que desconocíamos, porque no somos médicas, y como nosotras lo que queremos es que lo se explique en el programa sea fácil de entender, a los médicos que vienen les pedimos que no hablen como si estuviesen en un congreso de medicina, sino que lo hagan con palabras simples, de manera que lo que digan sea sencillo de comprender”.

“En mi caso -destacó Sandra-, uno de los programas que me impactó mucho fue cuando abordamos lo relacionado con el medio ambiente, porque me hizo tomar conciencia de que hasta que no se cambie el modelo productor y energético que hoy predomina, el tema ambiental no se va a solucionar. Por eso ayudar a que más gente lo sepa y colaborar para que se vea qué posibilidades hay para generar los cambios me pareció algo fantástico, así como lo fue el hecho de ayudar a que más personas se enteren de que en Olavarría hay gente, como Gabriel Blanco, que se está ocupando de esos temas a nivel internacional aportando su conocimiento para que se tomen medidas frente al cambio climático y se invierta en subsidiar a quienes impulsan los sistemas de energías renovables. También hay muchos otros olavarrienses que están participando en cosas importantes, como en el desarrollo y la confección de vacunas, y todo eso merece destacarse porque se está realizado por gente de nuestro medio”.

Además recalcó que “en nuestro espacio buscamos ayudar a trascender prejuicios y que se logre un mayor conocimiento sobre todos aquellos temas que contribuyen a lograr estados más saludables y armónicos, ya que uno prejuzga cuando no sabe o desconoce, por eso creo que estaría bueno que en Olavarría se comience a dar un mayor acercamiento entre quienes encarnan la medicina convencional y aquellos que con seriedad y responsabilidad se han volcado hacia las terapias complementarias, porque el ser humano a lo largo de su historia permanentemente ha ido innovando y descubriendo cosas nuevas gracias a la interacción entre los distintos saberes”.

También nos interesó conocer a qué las llevó el trabajar sobre temas de salud durante estos cinco años de programa: “En lo personal, me llevó a tratar de trabajar más desde la prevención y en llevar una vida más saludable con el entorno. Y en lo profesional creo que este tiempo transcurrido también nos sirvió para que nos transformáramos en asesoras, por decirlo de algún modo, ya que muchos nos preguntan sobre temas de salud y nos piden que les recomendemos a qué profesional ir, qué tratamiento realizar o cómo hacer algún trámite puntual. Ese poder ayudar realmente nos gusta, porque es mucha la gente que a veces no tiene ningún tipo de relación con el ámbito médico, por eso no sabe a dónde acudir ni tampoco qué hacer cuando tiene que ir a una guardia. Nosotras tratamos de brindar toda esa información para que los procesos sean más llevaderos, de manera que la gente sepa qué camino recorrer, a quién consultar o cómo hacer para afrontar determinadas cuestiones”, mencionó Sandra.

Por su parte, Fernanda dijo: “Uno está formado en una sociedad en donde la medicina occidental es el discurso hegemónico, por eso a mí, en lo personal, el hacer distintos tipos de programas me acercó más a las terapias alternativas, que son tan válidas como lo tradicional. También estos cinco años de programa me permitieron saber un poquito más que el común de la gente, pero no tanto como un médico, porque vamos saltando de un tema al otro. Esto que te digo, que a veces puede ser visto como algo bueno, en algunos momentos me ha jugado en contra, porque frente a un simple dolor de estómago uno ya comienza a relacionar el dolor con los síntomas de determinadas enfermedades graves. Y eso no está bueno, porque ese plus de conocimiento a veces hace que la cabeza te lleve a creer que tenés algo muy serio, cuando en realidad sólo tenés un dolor pasajero”.

Mientras escuchaba atentamente a Fernanda, Sandra asentía sus dicho con la cabeza y luego acotó: “Lo que dice Fernanda es muy cierto. A mí una vez me pasó que estaba muy estresada y fui a ver al neurólogo Daniel Drazeta, pero previamente, según determinados síntomas que habían contado los médicos en los diferentes programa, yo ya había hecho mi diagnóstico prácticamente. Cuando Drazeta me vio y le conté todo lo que me pasaba y lo que creía que podía tener, se rió porque cuando me estaba revisando también le dije uno de los síntomas que me había faltado mencionarle, tal como si estuviese dando una lección. Tener conocimiento sobre el tema, pero no a profundidad, hace que a veces se dramatice algo que no reviste mayor importancia, porque un desmayo, por ejemplo, se puede deber a múltiples circunstancias, lo mismo que un adormecimiento de las manos, pero una siempre se imagina que es lo peor”.

“Yo también tuve una circunstancia parecida, pero con un final feliz -recordó Fernanda-. Tuve un atraso en el ciclo menstrual y me preocupé porque se me había hinchado mucho la panza y el test de embarazo me había dado negativo. Como el atraso seguía  y la panza continuaba inflamada empecé a pensar que podía tener un tumor en el ovario, y fui al médico con esa idea. El médico me revisó y dijo que por más que yo me había hecho un test de sangre, que había dado negativo, como tenía el abdomen inflamado quería hacerme una ecografía por las dudas, y cuando me la hizo me dijo que tenía un embarazo de 14 semanas. Fui creyendo que el médico me iba a confirmar una cosa fea, y terminó siendo una de las mejores cosas que me pasó en la vida”.

Saber que además de colegas son muy amigas, hizo que le preguntáramos si así era más sencillo trabajar. “Muchas veces no es fácil trabajar con un amigo porque cualquier cosa que pase a veces pone en juego la amistad, por eso quiero destacar que entre nosotras no hay celos ni peleas por egos ni divismo alguno. Con Sandra nos llevamos muy bien, tanto en la selección de los temas como en la manera de abordarlos. Por ahí ella vuela mucho, porque es de Acuario y yo soy mucho más concreta, porque soy de Tauro, pero en esas diferencias nos complementamos muy bien, ya que a veces yo no me puedo salir de un determinado esquema y cuando lo hablo con Sandra ella le da un giro que incluso hace que el tema quede presentado más lindo de esa manera. También hay veces en que ella vuela y vuela y yo la tengo que traer más a lo concreto, y trabajar de esa manera es muy lindo, porque entre nosotras las cosas fluyen”, dijo Fernanda.

“Además nunca tuvimos diferencias a la hora de trabajar y somos de aconsejarnos de manera constructiva para que las dos podamos ir mejorando. Siembre buscamos decirnos las cosas con buena onda”, mencionó Sandra.

“En esto de llevarnos bien y complementarnos también quiero destacar a Marina Rezola -indicó Fernanda-, ella es camarógrafa, editora y quien le dio la parte artística al programa, pero además de eso es una compañera que está muy atenta a todo lo que sucede en el piso, y desde detrás de la cámara nos  orienta y hace un trabajo excelente, que no se ve pero que ayuda a lucir el programa. Ella tiene tan buena energía y humor que con sus chistes y ocurrencias también ayuda a que todo se descontracture y que los invitados se relajen antes de salir al aire, porque la mayoría vienen muy nerviosos por el temor a las cámaras y el estar en vivo. Y todo eso hace al mejoramiento del producto, porque se hace desde un lado bien humano. Además, ahora que Marina fue mamá, cuando vienen los pediatras ella aprovecha porque aprende mucho y también les hace preguntas. Incluso está bueno destacar que dejó de fumar no sólo porque iba a ser mamá sino porque tomó conciencia de lo que fumar implicaba a través de los programas. Ella es de las personas con las que es imposible no llevarse bien”.

Gustavo López también es otro muy buen compañero, pero hace menos tiempo que está. Y también conforman el excelente equipo de Factor Humano Fabio Duca, en la dirección, y el Chino Bianchi en sonido”, completó Sandra.

Verlas trabajar de manera tan desenvuelta hace suponer que estar frente a una cámara fuese fácil, sin embargo quienes han pasado por esa experiencia saben que no lo es, porque cuando la luz roja de la cámara se enciende los nervios cobran protagonismo. “Cuando nos propusieron hacer el programa en vivo reconozco que al principio me dio mucho miedo, porque era algo que no había hecho nunca, ya que lo mío siempre fue el periodismo gráfico -sostuvo Fernanda-. Sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que en la tele me siento muy cómoda, porque además del amor que ponemos en lo que hacemos, disfruto mucho del programa y siento que lo hacemos con muchísima pasión y responsabilidad”.

Factor Humano” luce no sólo porque ellas disfrutan haciéndolo. Previo a cada programa semanal hay volcado mucho  trabajo. “Si bien nosotras aprendemos mucho de lo que sucede en el piso durante cada programa, antes de cada entrevista nosotras trabajamos intensamente en la producción, ya que investigamos sobre todos los temas, buscamos información y estudiamos sobre lo que vamos a decir, de manera que el guión sea lo más completo posible. Como bien destacó Fernanda nosotras hacemos nuestra tarea con mucha responsabilidad, por eso nos da mucha satisfacción y tranquilidad cuando los médicos deciden volver al programa. También avala nuestro trabajo el contar con el auspicio del Círculo Médico y de otras entidades que confían en un producto como el nuestro, que está hecho con seriedad y de manera responsable. Factor Humano es un programa que hacemos con pasión y nos moviliza, por eso siempre damos nuestro ciento por ciento”, dijo Sandra.

Muchos de los temas que abordan toca hebras sociales muy sensibles, en donde las emociones están a flor de piel. Al respecto Fernanda comentó: “Si bien desde hace 22 años trabajo en el diario El Popular, y el estar en contacto con noticias negativas hace que se desarrolle cierta coraza para poder sobrellevar el día a día de las noticias, porque si no te la pasás llorando y te involucrás con todo lo que acontece, reconozco que soy de las que prefiero grabar los testimonios porque en muchos casos nos emociona escuchar los relatos, y a veces no es fácil sobrellevar esas emociones estando en vivo.  Para darte un ejemplo, con lo del cannabis como uso medicinal salió el testimonio de una mamá contando el caso de su hijita, pero con ella hablé la semana previa a que estuviese en vivo, y cuando me iba contando el caso por WhatsApp yo lloraba de este lado, y ella lloraba del otro y me agradecía deciendo `no sabés lo importante que es para nosotros que lo cuenten´. Yo, por mi parte, le decía que en realidad no éramos nosotras sino ella la que realmente hacía la diferencia al lucharla todos los días, pelándose con los funcionarios, con los médicos y con todo el mundo para lograr que su hija pueda tener una mejor calidad de vida”.

Así, entre momentos emotivos y valiosos testimonios que inspiran y movilizan, para que cada miércoles la puesta en escena sea posible, ellas trabajan con mucha intensidad.  “Para que Factor Humano sea una realidad hacemos de todo, desde la venta de la publicidad, la investigación, el desarrollo de los contenidos, llamamos a la gente, estamos en los detalles de la escenografía. Hacemos todo a pulmón y la verdad es que hoy no se equipara el esfuerzo con lo que económicamente generamos, pero de todo modos lo hacemos dando lo mejor de nosotras porque lo consideramos un servicio necesario hacia la comunidad. Por eso para nosotras está bueno poder generar un espacio para que vayan pasando las personas con sus saberes y sus historias de vida, y para que otras personas lo puedan recibir, sentirse identificadas y al mismo tiempo encontrar herramientas que les permitan ganar en conciencia y desarrollar hábitos de vida más saludables”, destacó Sandra.

“Está bueno hacer servicio, también está bueno ayudar a generar conciencia y poder acercar la gente hacia el profesional de la salud. Está bueno ser un puente. También está bueno el trabajo en sí mismo, porque en este caso nosotras tenemos la suerte de poder trabajar en lo que nos gusta, y eso nos permite disfrutarlo y al mismo tiempo crecer como personas”, dijo por último Fernanda.

En Factor Humano el rating no se mide. Tampoco hace falta, porque dada la repercusión en la calle Fernanda y Sandra saben que el programa tiene mucha llegada, y que son queridas y respetadas por el público olavarriense. Que eso suceda no es por obra del azar, llevan cinco años trabajando con profesionalismo, mucha calidez y una gran sensibilidad humana, por eso al principio de la nota te dijimos que sabían alumbrar, porque todo lo que se hace con amor y voluntad de servicio siempre ilumina.

Fernanda Alvarez y Sandra Pérez nunca buscaron fama. Tampoco popularidad. Sin embargo hoy son el “Factor Humano” que hace la diferencia y marca tendencia en la pantalla del Canal Local, y quisimos homenajearlas por tan hermosa y valiosa tarea, que muchas veces no es fácil de sobrellevar. Sobre todo en un mundo en donde hay quienes aún se empeñan en marchitar las flores para que sus perfumes no despierten la magia de la sensibilidad. Por servir, por sentir, por inspirar sin bajar los brazos y continuar, nuestro más sentido aplauso. Ellas son el “Factor Humano” que relumbra.

(Fotos: Tomás Pagano)

fh2Si querés seguir aprendiendo sobre temas de salud, no te olvides de ver los miércoles a las 21,30, por el Canal Local, “Factor Humano”, ya que se trata de un programa bien dinámico y entretenido cuyo objetivo es reflejar mediante testimonios de reconocidos profesionales locales todas aquellas temáticas relacionadas con la salud en un sentido integral.

Acá te dejamos algunos videos relacionados con las diferentes temáticas que en “Factor Humano” han enfocado durante el transcurso de los cinco años que ya lleva el programa.

 

 

 

 

 

 

 

Fernanda Alvarez y Sandra Pérez. (Fotos: Tomás Pagano)

Tags:     ,

Artículos relacionados

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*