Felicidad compartida

Abajo, a la izquierda, se lo ve a Emilio en el Campamento Juvenil de la Federación Mundial de Sordos, realizado en Estambul. 

Nos encanta contarte las cosas que están buenas y más si se tratan de historias que transmiten un mensaje alentador, que giran en torno a la superación personal y la felicidad compartida. Hoy, Está Bueno que conozcas a Emilio Pittaluga, un joven olavarriense de 30 años, sordo de nacimiento, que dispuesto a abrirse camino en la vida se fue a estudiar a Buenos Aires, y vive y trabajar en la ciudad de La Plata. Hace pocos días regresó de Estambul, donde junto a 1.320 representantes, de 97 países, participó en el XVII Congreso de la Federación Mundial de Sordos (WFD), y representó a la Argentina en la asamblea general de la World Federation of the Deaf Youth Section.

En su paso por Turquía, Emilio vivió una experiencia mágica al interactuar con más de 130 jóvenes sordos de diversos lugares del mundo, tales como, Francia, Kenia, Ghana, Filipinas, Hong Kong, China, Australia, Sudáfrica, Holanda, Bélgica, Inglaterra, República Checa, Indonesia, Fiji, Corea del Sur, Finlandia, Georgia, Arabia Saudita y Rusia, por citar algunos ejemplos. Pero antes de seguir contándote sobre su maravillosa experiencia, así como todo lo que aprendió, queremos brindarte algunos de sus datos personales, porque detrás de este joven sonriente y bonachón, hay toda una familia que le brinda apoyo y sobre todo mucho amor.

(Fotos: Tomás Pagano)

Emilio tiene tres hermanas mujeres, Celeste, Luciana y Gabriela. A los 10 años aprendió el lenguaje de señas y pasó por varias instituciones educativas de nuestra ciudad, entre las que figuran la Escuela 1, la Escuela 24, la Escuela 503, la Escuela Piloto, también fue a IDEO y al ex Colegio Nacional. A su abuela le dicen “Licha”, y pese que a que ya pasó la barrera de los 90 años sigue manteniéndose joven, lúcida, coqueta y muy jovial. Pero si de apoyarlo se trata, la persona que más fuertemente lo apuntaló a lo largo de su vida fue su mamá, Graciela Cascio, a quien no le resultó nada simple cuando en diciembre del 2012 Emilio le dijo que se quería ir a vivir a La Plata.

Con gran temor, pero motivada por su profundo amor, Graciela lo ayudó a que pudiese cumplir su sueño de ser profesional como sus hermanas. “Emilio es cariñoso, independiente, amiguero y muy organizado” sostiene con orgullo su madre, quien con gran alegría confiesa que aún no sale de su asombro al ver lo que en tres años su hijo pudo lograr; por eso reconoce que Está Bueno que “más personas conozcan lo que está haciendo Emilio para inspirar a que otros chicos sordos también puedan abrirse camino”.

Hasta finales del 2012 Emilio trabajó en la Unidad 27 de Sierra Chica, y de ahí se fue a la La Plata, a la Jefatura del Servicio Penitenciario, donde actualmente trabaja en el área de informática. Sin embargo, durante algunos días por semana viaja a Buenos Aires, donde este año egresa de la carrera de Analista de Sistemas en EMAE (Escuela Metropolitana de Altos Estudios). Su personalidad inquieta lo llevó a formar parte de la Confederación Argentina de Sordos, entidad de la cual es segundo vocal suplente de la comisión directiva del Departamento Juvenil (DJCAS).

Hoy se siente más que contento con la dicisión que tomó al irse a vivir La Plata, ya que se le abrieron nuevas puertas que lo alejan del aislamiento que muchas veces viven quienes no pueden oír. Con su madre como intérprete, y él escribiéndonos las respuestas, dada nuestra incomprensión del lenguaje de señas, pudimos conocer algunos detalles del evento internacional del que acaba de participar, representado a la juventud sorda de nuestro país junto a Rocío Vidiellia (que vive en Olivos).

Como le encanta viajar, lo que en principio se acotaría al congreso, se convirtió en casi un mes de disfrute. Primero fue a visitar a su tío Carlos Cascio, que vive en España (en la ciudad de Tres Cantos, a 22 kilómetros de Madrid); luego pasó cuatro días en Barcelona, se fue al congreso en Estambul (que duró siete días, pero se quedó tres días más para conocer) y volvió a visitar a su tío. Entre idas y vueltas, pasó 25 días soñados.

El Congreso de la Federación Mundial de Sordos fue increíble -comenzó relatándonos-, tanto en sus aspectos visuales como en su amplia gama de temas abordados, entre los que se destacaron la educación para sordos, sordos y etnias, sordos y salud mental, lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros, intérpretes de lengua de señas, familia y tercera edad, y tecnología para sordociegos”.

“Haber interactuado con jóvenes de todo el mundo nos ayudó a comprender que es necesario saber sobre la historia y la cultura de los distintos países, así como las diferentes lengua de señas y los derechos de las personas con discapacidad ratificados por la ONU, de manera que podamos hacer comparaciones con la situación que cada uno vive en su país, y así promover mejoras en nuestras comunidades sordas”, continuó narrando.

En el campamento de la Sección de Juventud de la Federación Mundial de Personas Sordas, que estaba compuesto por jóvenes de entre 18 y 30 años que se comunicaban por medio de sus propias lengua de señas, también aprendimos cosas vinculadas al liderazgo y el trabajo en equipo. Otro aprendizaje clave estuvo dado en la importancia de desarrollar la paciencia, ser más comprensivos con la gente y sobre todo a ser más creativos, situación ésta que tuvimos que aplicar en cada una de las tareas que nos tocó desarrollar”, sostuvo.

Nos explicó, además, que “durante los siete día que duró el evento, profundizamos acerca de la creación de redes, ya que esto es clave para que los jóvenes sordos de todo el mundo nos podamos interrelacionar. También aprendimos mucho sobre cómo trabajar juntos para asegurarnos que entendíamos lo que estaba pasando y colaborar en cuestiones que queríamos preguntar. Fue muy interesante ver cómo los jóvenes conversaban entre sí, y realmente todos prestaron atención a la agenda de temas, ya que queríamos asegurarnos de que cuando votáramos por los nuevos miembros de la junta, ellos harían todo lo posible para representar mejor al resto de nosotros en todo el mundo”.

Emilio sabe que ahora tiene mucho trabajo por delante. En relación a sus próximos pasos manifestó: “ahora que regresamos de Estambul tenemos ganas de crear una secretaría regional de jóvenes sudamericanos sordos, porque el grupo anterior ha finalizado su período. La idea es realizar un comité de jóvenes sudamericanos en Bolivia, durante tres días en el mes de marzo del 2016, y que participen delegados jóvenes que trabajen dentro de las asociaciones o federaciones”.

Me sentí muy feliz por todo lo que viví. Ahora, por intermedio del Departamento Juvenil de la Confederación Argentina de Sordos (DJCAS), me toca la etapa de transmitir lo aprendido, de manera que todas las asociaciones y también las escuelas de sordos de nuestro país estén al tanto de los avances logrados en el congreso mundial de Turquía, por eso también invito a que quienes necesiten información o asesoramiento me escriban a emiliopittaluga@gmail.com, o se comuniquen por medio de mi página de facebook”.

El próximo campamento de la Sección de Juventud de la Federación Mundial de Personas Sordas (WFDY) y el XVIII Congreso de la Federación Mundial de Sordos (WFD) se celebrarán París, en el año 2019, y Emilio tiene grandes expectativas de poder participar, ya que la experiencia adquirida en Estambul le permitiría profundizar los vínculos creados, y así lograr nuevos avances para la comunidad sorda de nuestro país.

Desde Está Bueno felicitamos a Emilio por su trabajo en pos de los jóvenes sordos de la Argentina y por su espíritu de autosuperación, que pone de manifiesto que cuando se quiere se puede. Felicitamos también a su mamá Graciela, por haberlo ayudado a que concrete sus anhelos de irse lejos a trabajar y estudiar, anteponiendo la comprensión y el amor a sus lógicos temores de madre. Ellos están plenamente contentos por el presente luminoso que les toca vivir, por eso sentimos llamar a esta nota “Felicidad compartida” : ) 

 

En este video, a partir del minuto 4:50, se lo puede ver a Emilio : )

 

 

 

(Fotos: Tomás Pagano + imágenes brindadas por Emilio)

Estos son los links que nos compartió Emilio para que los interesados puedan profundizar en todo lo que fue el evento, y se pongan en contacto con los distintos organismos que ayudan a las personas sordas.

Link de Facebook del Departamento Juvenil de Confederación Argentina de Sordos (DJCAS), entidad en donde Emilio se desempeña como 2º vocal suplente de la comisión directiva

Clickeando sobre la imagen se accede al sitio de la Confederación Argentina de Sordos

Clickeando sobre la imagen se accede a la web del Congreso de Federación Mundial de Sordos en Estambul

Federación Mundial de Sordos (WFD)

Federación Mundial de Sordos Sección Juveniles (WFDYS)

Por último les dejamos este video para que conozcan un poco más sobre Estambul, mediante un programa que muestra la ciudad de la mano de los madrileños : )

 

Para seguir profundizando sobre Estambul.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. graciela cascio

    Fantastica la publicacion,Chicos !En estos momentos de inmensa alegria puedo decir que estoy recogiendo los frutos que sembre con tanto esfuerzo.
    Pero no lo hice sola sino acompañada de mi familia,amigos y profesores que aun no pueden creer lo que ha logrado Emilio.
    Me siento muy orgullosa de el que en estos ultimos años que vivio en La Plata supo abrirse camino solo con un empeño y una tenacidad increible
    .Gracias,hijo por esta felicidad y segui adelante con tus proyectos .Con empeño, constancia e inteligencia SE PUEDE !!!!

  2. Graciela Mónaco

    Excelente la nota a Emilio Pittaluga! Conozco a la familia desde hace 25 años y es así: una madre luchadora, sacando de “la galera” un recurso más para que a Emilio no le doliera cuando una puerta se cerraba.
    Hoy se ve, en su felicidad y la superación, el fruto del amor, la voluntad, la tenacidad de toda una familia. ¡Qué lindo saber de estos ejemplos!!!

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*