Jugando a recordar

Si jugamos, la vida se ilumina. (Fotos: Tomás Pagano)

Hoy te queremos invitar a jugar, para cambiar la percepción recordando. Por eso, te pedimos que por algunos instantes dejes de lado todas tus preocupaciones y problemas y nos acompañes a intentar mirar la vida con los ojos del alma, de manera que juntos podamos sentir que Está Bueno vivir siendo conscientes de que portamos el don de crear un presente más sensible, alegre, próspero y verdaderamente humano, en donde ya no será necesario pelear por aquello que anhelamos cambiar. El juego se llama “Recordar que somos Uno”. ¿Te animás? Hace falta corazón para jugarlo : )

Este juego sólo tiene una regla: “Tener siempre presente que lo que vemos fuera es un reflejo de nuestro interior”. Puede que parezca muy sencillo y bien fácil de jugar. Sin embargo, implica un gran desafío, porque requiere dejar de andar en piloto automático y hacer a un lado al “pobre de mí”. Si lo jugamos, ya no habrá un otro a quien podamos culpar sino personas y situaciones que acudirán a nuestro encuentro para que podamos ver y aceptar cuáles son los puntos internos a trabajar, y así sanar para seguir creciendo en la luz de la conciencia.

Es un juego que requiere entrega, coraje, honestidad, compasión, y muchísimo corazón. Ni bien lo empezamos a jugar ya no podemos decir que “somos víctimas” de lo que nos toca vivir, porque en este juego el “otro” es no es más que una extensión de nosotros mismos, que se ampara en la ilusión de la separación y la inconciencia para ayudarnos a comprender que todo siempre sucede para nuestro bien más elevado.

Cambiar en nuestro interior lo que no nos gusta ver fuera es jugar a hacerse cargo de que ya no podremos insultar ni reprocharle al espejo porque nos gusta el reflejo que vemos enmarcado. En el juego del “Recordar que somos Uno” la vida misma es el gran espejo y todo lo demás es el fiel reflejo de nuestra esencia. Por eso, al jugar este juego hay que mirar hacia adentro y sentir.

Si te robo, me robo. Si te daño, me daño. Si te falto el respeto me lo estaré faltando. Jugarlo nos empodera, porque nos hace conscientes de que está en nosotros que todo cambie: al ayudar nos estaremos ayudando, al valorar nos estaremos valorando, al amar nos estaremos amando… Así, jugando a recordar, veremos cómo nuestros pensamientos, palabras, emociones, acciones y sentimientos volverán a nuestra vida con esa misma intención con que las impulsamos para que podamos experimentar la vibración que estábamos emitiendo.

Si estás cansado del miedo, la indiferencia, la violencia, las grietas o el maltrato, te invitamos a jugar, aunque más no sea por un rato, porque jugando es como volvemos a sonreír y a sentir el mágico pulso de la vida. ¿Quién se anima y juega? Está Bueno : )

P.D.: Esta galería de imágenes incluye a gente de Olavarría que cálidamente refleja el lado más hermoso y luminoso de la vida, y también algunas frases que inspiran : )

(Fotos: Tomás Pagano + frases de Google)

P.D.1: Un mensaje inspirador…

Con los ojos del alma

(Por Julio Andrés Pagano) La armonía, el color, la magia, la belleza y la energía del amor fluyen dentro de estas palabras para ayudarnos a recordar que la clave para volar no consiste únicamente en abrir el corazón para sentir, también implica cambiar la percepción para redescubrir nuestras alas y moverlas. Podemos elegir la manera de vivir. Hagamos de esta encarnación una experiencia fascinante. Hay una gloriosa Tierra que se puede vislumbrar si contemplamos la vida con los ojos del alma.

Como parte de un emocionante proceso evolutivo que internamente nos posibilita ascender, aceptamos limitarnos por la chatura de un enfoque consumista y desalmado que hoy nos lleva a comprender lo que representa la deshumanización llevada al extremo. ¿Qué podemos hacer para trascender esta realidad tan densa y fragmentada? Podemos cambiar. Podemos elevar la vibración y agradecerle a la mente, desde el corazón, por la transformadora lección brindada.

Aceptar que fuimos partícipes necesarios para cristalizar este escenario de locura, indiferencia y destrucción nos vuelve a empoderar, nos vuelve a iluminar. Nos permite despertar y ser cada día más sensibles, amorosos, compasivos y conscientes. Nada sucede por azar. Vinimos a este plano a religar, pero para poder hacerlo debíamos experimentar la intensidad de los extremos, que movilizan para que seamos la paz del punto medio donde reina, sabiamente, el equilibrio.

Es hora de empoderarnos y brillar. Es tiempo de inspirar humanizando. Todos tenemos el don de resignificar e internalizar lo que vivimos desde una perspectiva bien diferente, en donde las dificultades no se ven como piedras que nos impiden peregrinar, sino como escalones que nos ayudan a avanzar, pues dentro tienen enseñanzas que al develarlas nos elevan. De este modo la vida se presenta como una espiral ascendente, que creativamente nos impulsa a ir por más.

¿Qué estamos esperando? Expandamos nuestra visión. Honremos todo lo vivido, bendigamos lo aprendido y religuemos mente y corazón. Usemos la imaginación. Animémonos a volar, para disfrutar de la libertad del vuelo. Ya basta de seguir nutriendo a la angustia, la pena y el dolor. Vibremos alto. Volvamos a reír. Empecemos a colorear. Hagamos relumbrar nuestros caminos. Hay una gloriosa Tierra que se puede vislumbrar si contemplamos la vida con los ojos del alma.

P.D.1: Acá te dejamos algunos videos de gente que ya está jugando : )

 

 

 

 

 

 

Si jugamos, la vida se ilumina. (Fotos: Tomás Pagano)

Tags:     , , ,

Artículos relacionados

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*