Jugando a recordar

Hoy te queremos invitar a jugar, para cambiar la percepción recordando. Por eso, te pedimos que por algunos instantes dejes de lado todas tus preocupaciones y problemas y nos acompañes a intentar mirar la vida con los ojos del alma, de manera que juntos podamos sentir que Está Bueno vivir siendo conscientes de que portamos  el mágico don de crear un presente más sensible, alegre, próspero y verdaderamente humano, en donde ya no será necesario pelear por aquello que anhelamos cambiar. El juego se llama “Recordar que somos Uno”. ¿Te animás? Simplemente hace falta activar el corazón para poder jugarlo : )

Este juego sólo tiene una regla: “Tener siempre presente que lo que vemos fuera es un reflejo de nuestro interior”. Puede que parezca muy sencillo y bien fácil de jugar. Sin embargo, implica un gran desafío, porque requiere dejar de andar en piloto automático y hacer a un lado al «pobre de mí». Si lo jugamos, ya no habrá un otro a quien podamos culpar sino personas y situaciones que acudirán a nuestro encuentro para que podamos ver y aceptar cuáles son los puntos internos a trabajar, y así sanar para seguir creciendo en la luz de la conciencia.

Es un juego que requiere entrega, coraje, honestidad, compasión, y muchísimo corazón. Ni bien lo empezamos a jugar ya no podemos decir que “somos víctimas” de lo que nos toca vivir, porque en este juego el “otro” es no es más que una extensión de nosotros mismos, que se ampara en la ilusión de la separación y la inconciencia para ayudarnos a comprender que todo siempre sucede para nuestro bien más elevado.

Cambiar en nuestro interior lo que no nos gusta ver fuera es jugar a hacerse cargo de que ya no podremos insultar ni reprocharle al espejo porque nos gusta el reflejo que vemos enmarcado. En el juego del “Recordar que somos Uno” la vida misma es el gran espejo y todo lo demás es el fiel reflejo de nuestra esencia. Por eso, al jugar este juego hay que mirar hacia adentro y sentir.

Si te robo, me robo. Si te daño, me daño. Si te falto el respeto me lo estaré faltando. Jugarlo nos empodera, porque nos hace conscientes de que está en nosotros que todo cambie: al ayudar nos estaremos ayudando, al valorar nos estaremos valorando, al amar nos estaremos amando… Así, jugando a recordar, veremos cómo nuestros pensamientos, palabras, emociones, acciones y sentimientos volverán a nuestra vida con esa misma intención con que las impulsamos para que podamos experimentar la vibración que estábamos emitiendo.

Si estás cansado del miedo, la indiferencia, la violencia, las grietas o el maltrato, te invitamos a jugar, aunque más no sea por un rato, porque jugando con amor es como volvemos a sonreír y a sentir el mágico pulso de la vida. ¿Quién se anima y juega? Está Bueno : )

P.D.: La «Ley del Espejo» nos ayuda a recordar que somos Uno : )

P.D.2: Esta galería de imágenes incluye a gente de Olavarría que cálidamente refleja el lado más hermoso y luminoso de la vida, y también algunas frases que inspiran : )

(Fotos: Tomás Pagano + frases de Google)

P.D.3: Un mensaje inspirador…

Juguemos otro juego

(Por Julio Andrés Pagano) Este mensaje se siente. Es un mágico pulsar. Viene a movilizar tus fibras más sensibles. Esta es la frecuencia inmaculada que ilumina el santo grial de tu memoria cósmica. Su sabia luz lleva a que tus células rememoren el eterno espacio sin fronteras que sólo se vivencia vibrando en el amor. Todo está entrelazado. No existe separación, excepto en el atrapante juego de la ilusión que nos manifestó separados. Despertá. Sintiendo somos Uno. Sólo Uno. Juguemos otro juego.

La vibración de estas palabras te recuerda que lo que tus células experimentan es lo que siente el Universo. Todo se mueve en una sutil y eterna danza espiralada. Así como las células forman tu cuerpo, este es una célula de la Madre Tierra. La Tierra, el Sol, los planetas y las estrellas son las células de nuestra galaxia (Vía Láctea), y las galaxias son las gigantes células del Universo. Al ser todo Uno, siempre hay algo mayor que sustenta, contiene y pulsa dentro de cada corazón.

Así como el agua juega a ser copos de nieve o hermosas nubes, dentro de las hojas está el Sol jugando a ser de color verde. Ante los ojos del alma, la vida se presenta como un deslumbrante juego donde todo se entrecruza. Mires por dónde mires, sólo verás Unidad. Contemplarás un majestuoso despliegue de incontenible energía que cambia de estado y fluye constantemente. Hay ciclos dentro de ciclos. El vacío está lleno. Somos como los peces que no advierten el agua. Vivimos en un mar de abundancia, pero aceptamos jugar a que lo que abunda es la escasez.

En cada latido, en cada respiración, el Universo se expande y se contrae, elevando y trayendo de regreso las pulsaciones. Sentimientos, pensamientos y palabras viajan desde las flores hacia las estrellas, regresando para que experimentemos la frecuencia del caos o la armonía con que fueron emanadas. No hay separación. Todo es Uno. En el juego de la ilusión, se necesita que el corazón permanezca bien cerrado, de lo contrario no hay manera de sentirnos fragmentados.

Despertá. Juguemos otro juego. Un juego que no excluya y tampoco nos lastime. Juguemos a celebrar. Juguemos a sanar. Despertando rememoramos que la energía femenina y la energía masculina son formas complementarias de vibrar, que desarrollan en el amor su equilibrio alquímico perfecto. ¿Acaso ya no estás muy cansado de este juego tan violento que llamamos «realidad»? Recordá. Liberá la gloriosa esencia de tu memoria cósmica y juguemos otro juego : )

P.D.4: Acá te dejamos algunos videos de gente que ya está jugando : )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*