Olavarría Food Truck Festival

Hasta el domingo 26 de marzo inclusive, en el Club Racing todos podrán disfrutar del “Olavarría Food Truck Festival”, un colorido evento gastronómico y artístico en donde, además de degustar exquisito platos y sabores, también se puede disfrutar de shows musicales para grandes y chicos, y también ver creativos diseños de vehículos rodantes que se están consolidando como una tendencia gastronómica que pisa fuerte en casi todo el mundo, al combinar una muy atractiva oferta difícil de resistir: platos rápidos, a precios accesibles, en contextos que suman aire puro y diversión.

Sobre fines del 2016, en una nota de Está Bueno que titulamos “Habrá vía libre para los food trucks”, te contamos de manera bien detallada sobre todo lo que implicaba la movida de los food trucks, y en esa oportunidad también te informamos que el intendente Galli nos dijo que si bien “actualmente los food trucks en Olavarría no están permitidos, tengo en mente hacer una ordenanza para permitirlos, de manera que puedan circular. Incluso ya estamos iniciando una serie de conversaciones para que durante los primeros meses del año que viene podamos hacer una feria de food trucks en nuestra ciudad”.

Con todo lo sucedido tras el recital del Indio Solari, por ahora lo del proyecto de ordenanza para regular en Olavarría la circulación de los food trucks probablemente tendrá que esperar un tiempo más, pero de todos modos el anunciado evento gastronómico se hizo realidad. Por eso fuimos hasta Racing para traerte fotos y algunos testimonios de esta colorida movida que desembarcó en nuestra ciudad con carros bien llamativos y propuestas gastronómicas difíciles de resistir.

Cabe destacar que del festival participan 14 carros, 10 de los cuales son puestos gastronómicos. También el lugar cuenta con un escenarios en donde tocan bandas de música y hay shows para los chicos, ya que la feria fue diseñada para crear un ámbito familiar (motivo por el cual también hay una plaza de juegos para los más chiquitos, con gente que los cuida).

P.D.: Antes de los testimonios, te mostramos postales de evento : )

(Fotos: Tomás Pagano)

Martín Pinto es uno de los organizadores del Olavarría Food Truck Festival ( junto a Jorge Garzón): “Soy de Tandil. Lo mejor de organizar este tipo de eventos es la onda en general de la gente, porque cuando entran a estos espacios la descolocás, ya que por más que vayan a lugar que ya conocen nosotros buscamos ambientarlo de manera tal que les parezca otro mundo. Además, el food truck de por sí ya llama mucho la atención, y a las muy buenas propuestas gastronómicas se le suma la buena onda de los foodtruckeros, y todo eso suma para que venir a un festival así esté muy  bueno”.

“Este es el tercer evento que organizamos y ya tenemos varios municipios pre organizándolos. Por ahora es súper positivo el balance de todo lo que venimos haciendo, porque la gente responde, se muestra muy receptiva a las cosas nuevas y elige disfrutar de esta novedosa tendencia gastronómica que a todos sorprende”.

P.D.: Los testimonios de los foodtruckeros : )


Andrés Vacca (Food truck “Las Crepas”): “Soy de Tandil. Para mí Está bueno participar de este tipo de eventos porque es una propuesta diferente, que va más allá de la típica experiencia de un restaurante en donde uno se sienta, come y se va. Este es un evento para toda la familia, que incluye shows y donde se puede pasar todo el día, y que también cuenta con una oferta gastronómica bien variada y al aire libre.

“Con mi mujer somos fanáticos de la gastronomía y hace rato teníamos ganas de arrancar emprendimiento gastronómico, y eso quisimos relacionarlo con nuestro placer por viajar y recorrer el país, y así fue como nos decidimos por el food truck”.

“Nuestra propuesta incluye creps dulces (que pueden llevar frutos rojos, nutella, choclate blanco, banana, dulce de leche, etc.)  y salados (con baicon, cheddars, carne al malbec, pollo, etc.) paninis y todo lo que es cafetería tradicional”.

“Con respecto a la habilitación de los foods trucks, en Tandil ahora estamos en pleno debate. En teoría, si todo sale bien, entre esta semana y la otra se terminará de aprobar la ordenanza municipal en el Concejo Deliberante que permitirá que la actividad se reglamente, ya que hasta ahora teníamos que movernos en eventos y fiesta privadas, pero no podíamos hacerlo en la vía pública”.


Leandro Saiz (The Lucky Beer Truck): “Soy de Castelar, es la primera vez que vengo a Olavarría y tengo muy buenas expectativas. En mi ciudad los food trucks sólo pueden trabajar en eventos privados, en convenio con el municipio”.

“Al food truck lo terminé en noviembre del año pasado y este es mi tercer evento, y la verdad es que hasta ahora el balance es muy bueno, porque he tenido una excelente respuesta por parte de la gente en cuanto al diseño del truck y también por la cerveza artesanal que vendo. Este diseño de barril lo diseñé yo, y me ayudaron dos amigos a construirlo, y la verdad es que quedé muy contento por cómo quedó, y la gente siempre destaca su originalidad”.

“En mi caso me sumé a la movida de los trucks por una cuestión de buscar un poco de independencia y también por crear algo nuevo en el ámbito de nuestro país, ya que por más que esta movida responde a un estilo europeo que se viene implementando desde hace algunos años, recién hace poco tiempo se está imponiendo en Argentina de manera más masiva”.


Alicia Gentile (Giraluna Truck) : “Lo bueno de trabajar con un food truck es que te permite deambular y conocer diferentes lugares y personas. Yo soy de Buenos Aires y la verdad es que no conocía Olavarría, y por lo que vía hasta ahora, sobre todo la costanera del arroyo, me encantó.  En Capital Federal ahora el tema de los food truck está reglamentado y se puede andar por las zonas que están lejos de los polos gastronómicos, pero al pasar a provincia hay que hacer lo mismo que acá, participar de eventos y fiestas privadas”.

“En nuestro caso no hacemos una comida única. En esta oportunidad venimos con comida mexicana, pero si no hacemos sandwiches de bife de chorizo, con morrones asados, aceitunas negras y queso crema, conos de crispy chicken, que son pechugas de pollo rebosadas en pan y cereal, o súper panchos gourmet. Generalmente lo que hacemos es adaptarnos a lo que el evento necesite”.

“Yo llegué a un food truck porque trabajé muchos años en una empresa y un día me dije: `Quiero hacer algo que me guste´. Y como lo que me gusta es cocinar, cuando empezó a darse la tendencia de los food trucks vi que aparte de hacer lo que me gusta podría ir conociendo lugares distintos y también gente diferente, porque los compañeros de carros van cambiando. Por eso hasta ahora el balance de mi experiencia es re positivo y, por más que es un trabajo sacrificado, lo recomiendo ciento por ciento”.


Facundo Ibarreche (Sureño Food Truck): “Yo soy de Capital, pero  mi mujer y su familia son de Olavarría. Si bien hace muchos teníamos el proyecto, nosotros al food truck lo estrenamos con el recital del Indio Solari. En líneas generales nos fue muy bien, y también nos sirvió de experiencia y aprendimos un montón sobre el despacho y todo lo relacionado con manejar el food truck.

“El food truck me encanta y el balance hasta ahora es súper positivo, porque es una forma de hacer algo propio sin tener tantos gastos fijos, así que está muy bueno”.


Andrea Pontaroli (“Iglú Helados” Truck): “Soy de Tandil. Este evento está bueno porque te permite mostrar de un modo diferente lo que uno hace normalmente en un negocio, y también está bueno porque te permite llevarlo a diferentes lugares y eventos, de manera que se conozca más la marca”.

“Participar de estos festivales nos gusta porque vas conociendo gente y te vas haciendo de un grupo de amigos. Nosotros hace un año y medio que tenemos el food truck. Y lo usamos como complemento de nuestro local de helados Iglú, y la verdad es que el balance hasta ahora es muy positivo, porque todo los eventos en los que hasta ahora participamos fueron un éxito”.


Lucrecia Arista (Home Bar): “Soy de Buenos Aires. Vengo a estos eventos porque está bueno que conozcan lo que nosotros ofrecemos. También nos gusta el trato con la gente, conocer gente nueva y participar de toda esta movida, porque entre todos somos como una comunidad que cada vez nos vamos conociendo más”.

“La empresa trabaja hace 8 años en coctelería, pero nosotros, en particular, tenemos esta ambulancia hace dos años, y siempre la vamos renovando y agregándole cosas y poniéndole cada día más linda. Sabemos que nuestra ambulancia es llamativa y realmente nos divierte trabajar así”.

“En nuestro caso la idea del truck pasó más que nada por un tema de innovación, de pertenecer a una nueva movida y de influir en una sociedad para que se acerquen a esta propuesta que es más amigable con la ecología y más sana. Y nuestro balance hasta hora en el food truck es excelente porque más allá de que el balance económico es positivo, también lo es en cuanto al balance humano, que en definitiva es el más importante”.


Paulo González (Peco´s Food Truck) : “Soy de Mar del Plata. Lo bueno de esto es que te encontrás con un montón de gente que está trabajando en su propio micro emprendimientos. Además esta clase de festivales resultan divertidos, tanto para la gente que viene a disfrutarlo como para quienes trabajamos en el evento”.

“Por ahora en Mar del Plata la actividad de los food trucks no está reglamentada, pero ya se está trabajando en eso, porque hay muchas gente movilizadas para que eso suceda. Por eso creo que en un futuro cercano podremos salir a trabajar a la calle, ya que cada vez somos más”.

“Con el food truck comenzamos porque buscábamos tener independencia económica, pero también queríamos lograrla disfrutando de lo que más nos gusta, que es cocinar, y también viajar. Nuestro balance es positivo, pero igual hay que estar, porque hay días en que resulta muy cansador y dentro del truck la temperatura a veces llega a los 50 grados”.


Santiago Germán Barrionuevo (Food & Truck): “Soy de Bahía Blanca y vine con unos amigos. Este es nuestro primer evento, así que estamos inaugurando el food truck en Olavarría. Nuestra propuesta consiste en cerveza bahiense, y servimos como plato principal bondiola y entrañas, en pan árabe, estilo panini, con mozzarella y un poco de cebolla caramelizada”.

“Como a mí me copa mucho la cocina y no me gusta estar siempre en un mismo lugar, la opción del truck me encantó, porque también me gusta andar moviéndome y conociendo gente nueva”.

“En Bahía Blanca por ahora hay poca movida con respecto a los food trucks, por eso también estoy comenzando a moverme para impulsar ferias de comidas saludables, que, además de carnes, incluyan vegetales y semillas. Y ojalá que esto de lo saludable se ponga de moda, porque tener buena salud está bueno”.


Victoria Pesolano (Wok Al Toke Food Truck): “Soy de Mar del Plata. En el food truck estoy con Cristina, y mis otros socios Javier y Julián. De estos eventos está bueno participar por muchas cosas, pero en primer lugar porque se trata de algo diferente y con otra filosofía, en donde la gente se copa mucho, porque pueden venir, pasarla muy bien y de paso probar distintos platos, ya que, en nuestro caso, por ejemplo, entre otras cosas ofrecemos comida tailandesa y alimentos sin TACC, aptos para celíacos”.

“Nosotros somos cocineros, nos gusta cocinar y no es lo mismo estar atrás de una cocina de un restaurante que moverse en un food truck, porque esto te da mucha libertad. Yo fui jefa de cocina y dejé ese puesto para venirme a un food truck, y el balance hasta ahora es completamente positivo, tanto a nivel personal como económico, pero sobre todo en lo personal, porque trabajar así es mucho mejor”.


Bárbara Magic (Sushi Oka Food Truck): “Soy de Buenos Aires, de Escobar. Este tipo de eventos están buenos porque podés llegar con diferentes tipos de comidas a muchos lugares en donde por ahí no es muy común comer cebiche y sushi a precios módicos y disfrutando del aire libre. Y eso a la gente le gusta, porque además acá se genera un lindo ambiente”.

“Hace un año y medio que tengo el food truck y he participado en ferias muy buenas y en algunas que han resultado más o menos, porque en esto no siempre hay ganancias, ya que en ocasiones se pierde dinero también. Y más en mi rubro que no se trata de vender hamburguesas”.

“Yo tuve un delivery durante 3 años y llegó el momento en que tenía que definir si ponía un local, pero me tentó más el hecho de armar un food truck porque me permitía no estar siempre en un mismo lugar y también podía moverme durante todo el año por diferentes ciudades, llevando lo que hago. Y como experiencia está muy buena”.

P.D.: Si el tema Food Truck te interesa, no te pierdas de leer la nota que hicimos en Está Bueno (titulada “Vía libre para los food trucks“) para que todos sepan lo que este movimiento gastronómico genera a nivel mundial y también lo que sucede en Olavarría.

Clickeando sobre la imagen se accede a la nota.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. esteban

    Muy lindo el evento,gran atencion ,pero muy caro los precios, y eso significa que la gente no volvera a ir, demasiado abuso

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*