Es tiempo de vibrar en armonía

Aunque tal vez no lo parezca, por más que todos hagamos mención de la palabra libertad, vivimos en un mundo globalizado y seguimos siendo tan dependientes y esclavos como antes, ya que la cárcel más efectiva, no es la que tiene los barrotes más fuertes, las cadenas más gruesas ni los mejores sistemas de vigilancia, sino la que crea la ilusión de libertad. ¿Acaso te estás preguntando cuál es esa gran cárcel que a nivel global a todos nos mantiene presos haciéndonos creer que somos libres e independientes? El hemisferio izquierdo.

Focalizarse en una polaridad de la mente hace que se generen desequilibrios, por eso hoy, que mayoritariamente la humanidad vibra en el miedo y está centrada en el hemisferio izquierdo (que está ligado a la energía masculina), respondemos a la manipulación de intereses que fomentan el consumismo despiadado, se nos hace creer que acumulando bienes seremos más felices y vivimos pendientes de promesas electorales que casi nunca se cumplen, mientras intentamos sobrevivir en una economía que no respeta a la Madre Tierra. ¿Realmente creés que somos libres? Somos esclavos de la deshumanización, estamos acorralados por viejos paradigmas. Somos rehenes de formas densas y desequilibradas de vibrar. Vivimos presos dentro de sistemas de creencias limitantes que se nutren de la inconsciencia. Si realmente fuésemos libres no habría en las calles niveles de frustración y angustia tan altos. Si realmente fuésemos libres veríamos a muchísima gente feliz de poder expresar sus dones y talentos en armonía con la naturaleza.

La buena noticia es que si cambiamos nuestra forma de vibrar y aprendemos a trabajar de manera equilibrada y armónica, tanto con la energía masculina como con la energía femenina, podemos despertar a una nueva realidad en donde, siendo leales al corazón, podemos trascender la ilusión de libertad que hoy nos mantiene aprisionados. No somos independientes, somos interdependientes. Cada uno necesita de la vibración consciente de los demás para desarrollar su máximo potencial y florecer.

Es tiempo de despertar: despertar no es más que recordar que somos espíritus viviendo una maravillosa experiencia humana que nos permite desplegar y compartir nuestros dones y talentos para seguir evolucionando y jugar otro juego.

Juguemos otro juego

(Por Julio Andrés Pagano) Este mensaje se siente. Es un mágico pulsar. Viene a movilizar tus fibras más sensibles. Esta es la frecuencia inmaculada que ilumina el santo grial de tu memoria cósmica. Su sabia luz lleva a que tus células rememoren el eterno espacio sin fronteras que sólo se vivencia vibrando en el amor. Todo está entrelazado. No existe separación, excepto en el atrapante juego de la ilusión que nos manifestó separados. Despertá. Sintiendo somos Uno. Sólo Uno. Juguemos otro juego.

La vibración de estas palabras te recuerda que lo que tus células experimentan es lo que siente el Universo. Todo se mueve en una sutil y eterna danza espiralada. Así como las células forman tu cuerpo, éste es una célula de la Madre Tierra. La Tierra, el Sol, los planetas y las estrellas son las células de nuestra galaxia (Vía Láctea), y las galaxias son las gigantes células del Universo. Al ser todo Uno, siempre hay algo mayor que sustenta, contiene y pulsa dentro de cada corazón.

Así como el agua juega a ser copos de nieve o hermosas nubes, dentro de las hojas está el Sol jugando a ser de color verde. Ante los ojos del alma, la vida se presenta como un deslumbrante juego donde todo se entrecruza. Mires por dónde mires, sólo verás Unidad. Contemplarás un majestuoso despliegue de incontenible energía que cambia de estado y fluye constantemente. Hay ciclos dentro de ciclos. El vacío está lleno. Somos como los peces que no advierten el agua. Vivimos en un mar de abundancia, pero aceptamos jugar a que lo que abunda es la escasez.

En cada latido, en cada respiración, el Universo se expande y se contrae, elevando y trayendo de regreso las pulsaciones. Sentimientos, pensamientos y palabras viajan desde las flores hacia las estrellas, regresando para que experimentemos la frecuencia del caos o la armonía con que fueron emanadas. No hay separación. Todo es Uno. En el juego de la ilusión, se necesita que el corazón permanezca bien cerrado, de lo contrario no hay manera de sentirnos fragmentados.

Despertá. Juguemos otro juego. Un juego que no excluya y tampoco nos lastime. Juguemos a celebrar. Juguemos a sanar. Despertando rememoramos que la energía femenina y la energía masculina son formas complementarias de vibrar, que desarrollan en el amor su equilibrio alquímico perfecto. ¿Acaso ya no estás muy cansado de este juego tan violento que llamamos “realidad”? Recordá. Liberá la gloriosa esencia de tu memoria cósmica y juguemos otro juego.

 

Las energías femenina y masculina no responden a cuestiones de género, forman parte tanto del hombre como de la mujer, son formas de vibrar que aportan cualidades y habilidades diferentes. Lo que permite el hecho de estar encarnado en el cuerpo de un hombre o de una mujer es la mayor facilidad para sintonizar con una de las polaridades. Sin embargo, tanto hombres como mujeres tenemos que trabajar con las dos energías para poder alcanzar el equilibrio, ya que situarse en cualquiera de los dos extremos genera desarmonías. La energía masculina está relacionada con el hemisferio izquierdo, en tanto la energía femenina está ligada al hemisferio derecho y al corazón.

Las siguientes imágenes muestran lo que implica vibrar sólo en la energía masculina, así como la importancia de religar ambos hemisferios y poner la mente al servicio del corazón : )

El hemisferio izquierdo tiene un montón de cosas positivas y muy necesarias para nuestro diario accionar.

El problema surge cuando sólo nos quedamos focalizados en el hemisferio izquierdo, ya que así es como se generan los desequilibrios.

Ver la vida sólo a través del hemisferio derecho también genera desequilibrios tal como sucede cuando sólo nos focalizamos en el hemisferio izquierdo, por eso es tiempo de aprender a utilizar ambos hemisferios cerebrales en sintonía con la sabia voz del corazón.

Esta es la realidad que manifestamos al vivir de manera equilibrada, siendo conscientes que todos estamos de paso por este hermoso planeta escuela llamado “Tierra”

 

 

Ver nota relacionada: La importancia de vibrar desde el corazón

Tags:     , ,

Artículos relacionados

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*