“Te amo Milo”

(Por Julio Andrés Pagano) De vez en cuando a la Tierra llegan seres solares que cálidamente te invitan a jugar, para que puedas despertar y disfrutar de las cosas simples e importantes de la vida. Vienen con el firme y noble propósito de alumbrar, brindando paz y amor, para que podamos centrarnos en el corazón y recordar lo maravilloso que se siente vibrar en armonía.

Hoy quiero rendirle homenaje “al Emilio”, uno de esos maravillosos seres radiantes que esta semana finalizó su encarnación, y partió llenando de luz y amor todo a su paso.

Mi manera de honrar su caminar es recordando la esencia de su claro mensaje, que a todos, sin distinción, guió hacia el reino del corazón para trascender la ilusión de que estamos separados. Fue un bello y fuerte guerrero que sin espadas ni armadura transformó con su alquímica dulzura un pedazo de tierra, por demás agreste, en un oasis para el alma que llamó “Estación Cielo”. Ese fue el lugar, en la lejana Uspallata, a donde muchos olavarrienses tuvimos la bendición de acudir para aprender a compartir lo más puro de nuestra esencia.

“Milo” fue un gran chamán, pero por sobre todas las cosas fue un hermoso Ser Humano cristalino. Sin importar de dónde pudieses llegar, él siempre te iba a esperar con su corazón abierto. Su obra al servicio de manifestar un mundo más fraterno y amoroso fue incondicional. No buscaba seguidores, tampoco era su intención lucrar, simplemente quería ayudar a que más y más personas recuerden que eran capaces de iluminar, al fluir y obrar conscientemente.

“Tu lugar en el mundo está en tu corazón”, les decía sonriendo a quienes se sentían atraídos por la luz de su presencia. El ahora físicamente ya no está, pero su mágica esencia sigue latiendo dentro de quienes sintonizamos con la pureza de su luminoso mensaje.

A los seres como “el Emilio” no se los llora, se los celebra, honra y aplaude, porque tuvieron el coraje de vibrar en el amor, sembrando las semillas de una nueva humanidad. Cierro mis ojos, voy hacia adentro y te abrazo: Te amo Milo.


Despertar, la clave para volvernos más humanos” es un libro que hace algunos años escribí, en donde (entre otras cosas) narro cómo fue que conocí “al Emilio”. Quienes lo quieran leer, puedan descargar la versión en PDF clickeando aquí. (Si el link da error pueden solicitar la versión electrónica del libro escribiendo a juliopagano@hotmail.com)

Tags:     , ,

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Vilma

    …Y Emilio te amaba a vos, Estación Cielo es un poco el hogar de todos los que tuvimos la bendición de conocerlo… Gracias

  2. Marcela

    GRACIAS…!!! Todos sintiéndonos UNO, hermanados en el amor a este gran Maestro que nos alentaba diciéndonos: -“Disfrutate!!!”
    Estás… estoy… están… está… y desde cualquier lugar del Universo, desde cualquier plano de conciencia, podemos seguir expandiendo Estación Cielo!!!
    TE AMAMOS, MILO!!! …te amo, Julio Andrés!

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*