¿El tiempo se está acelerando?

Vibrar centrados en el corazón es la clave para fluir con los cambios.

(Por Julio Andrés Pagano) ¿Qué es lo que está pasando? Tenemos la sensación de que el tiempo se acelera. Todo parece moverse en un contexto agitado y enloquecedor, en donde la violencia, las aberraciones sexuales y la deshumanización son moneda corriente. Cada día cuesta más sentirse armonizado e incluso la Tierra parecería estar a punto de estallar. ¿Acaso existe alguna manera de comprender a qué obedece tanta inestabilidad y desorden?

La Tierra está vibrando en una nueva frecuencia electromagnética. ¿Pensabas que sólo tu corazón latía? Nuestro planeta también “late”.  Tiene un pulsar que durante miles de años fue muy constante: 7,84 Hz (ciclos por segundo). Ese latido base, que hasta los años 90 se mantuvo estable, hacía que la vida se experimentase de manera lenta. Nunca llegaba año nuevo y las vacaciones parecían un horizonte lejano de alcanzar. Sin embargo el pulso de la Tierra se activó, y en menos de una década su frecuencia dio un salto tan grande que por más que el reloj sigue marcando la misma cantidad de tiempo, físicamente sentimos como si nuestros días sólo tuviesen 16 horas. Y todo parece indicar que vamos camino a experimentar días aún más cortos.

Visto en escala, los seres humanos somos como si fuésemos las células de la Tierra, de ahí que si nuestro planeta acelera sus pulsaciones quienes formamos parte de su “cuerpo” nos vemos afectados. ¿Se va comprendiendo por qué sentimos que la vida se acelera? En la medida en que la Tierra va cambiando su frecuencia vibratoria nuestros vehículos físicos también se ven afectados, por eso no es casual que a través de las redes sociales constantemente se alerte sobre la actividad solar y cómo nos impacta la fluctuación de la actividad geomagnética.  

Ahora bien, esa energía que llega a la Tierra y la moviliza, generando terremotos, deshielos y todos los fenómenos climáticos que nos tocan presenciar, también “carga” nuestros cuerpos y los llena de mucha tensión. Y como no fuimos educados en la importancia de abrir nuestros centros superiores (chakras) para que esa energía fluya por nuestros cuerpos y se exprese de manera creativa, y no destructiva, sólo contamos con dos formas básicas para liberarnos de ella: la agresión y la sexualidad. Cuando gritamos y peleamos nos descargamos. Lo mismo sucede con el sexo sin amor.

Fue el científico alemán Otto Schumann quien en 1951 descubrió esta frecuencia, de ahí que cuando se habla sobre el pulsar de la Tierra se hace referencia a la “Resonancia Schumann”. Recientes estudios afirman que en la medida en que esta resonancia aumenta el campo magnético de la Tierra se debilita. Esto no sólo favorece el ingreso de más energía proveniente del Sol, así como de todo el universo, también hace que el campo energético de nuestro cuerpo (conocido como campo áurico) se altere. Por eso ahora es muy común escuchar hablar -entre otras cuestiones- de ataques de pánico, síntomas de ascensión, cansancio extremo o sobre la alteración en los patrones de sueño. A muchas personas también se les dificulta recordar, porque el campo magnético terrestre ayuda a contener nuestros recuerdos.

Otro dato interesante con respecto a la densidad del campo magnético de la Tierra es que en la medida en que se debilita, el intervalo entre lo que se piensa y lo que se manifiesta en el plano físico es menor. Por eso pasa a ser muy importante el hecho de que nos volvamos consciente de nuestra manera de vibrar, porque si hay caos en nuestra mente eso mismo se verá reflejado en todo lo que nos rodea. De ahí que constantemente en Está Bueno te alentemos a que te animes a dar rienda suelta a tus sentimientos más puros, y dejes volar los valores humanos que hay en tu corazón.

El cambio que estamos vivenciando es colosal, y por momentos cuesta entender por qué estos temas aún no forman parte de la agenda prioritaria de los políticos ni tampoco está instalado en los medios masivos de comunicación. De todos modos, cuando vemos que el foco está puesto en las cuestiones electorales, las cuotas de poder, los votos por captar y los negocios por realizar, nos es difícil darse cuenta que de acuerdo a cómo se vibra se comprende la realidad. En líneas generales todavía vibramos de manera densa, pero todo parece indicar que queda muy poco margen para que este escenario global siga predominando, porque a su modo la Tierra se está haciendo escuchar.

Estamos vivenciando una era que nos invita a entrar en coherencia interna para poder sentirnos armonizados. ¿Qué es la coherencia? Ser coherente implica pensar, sentir, hablar y actuar de forma sincronizada, de manera que podamos sentirnos íntegros. Y eso en parte se logra poniendo la mente al servicio del corazón, y recordando que nuestro paso por este hermoso planeta escuela es temporal.

No porque sí la venta de antidepresivos y tranquilizantes va en constante aumento. Pero las “píldoras mágicas” sólo son parches momentáneos, ya que el proceso de transformación que vive la Madre Tierra también es una clara y fuerte invitación a volvernos conscientes de nuestra forma de vibrar, aprendiendo a caminar sin las muletas químicas que ofrecen los remedios.

Nos deshumanizamos en extremo y ahora la vida misma nos muestra (por medio de aleccionadoras vivencias) el desequilibrio que se genera cuando se relega a la energía femenina, se adormece el hemisferio derecho del cerebro y se cierra el corazón.

En todo este proceso de transformación no hay maldad, sólo recibimos lo que fuimos sembrando para que seamos conscientes de cuáles son las nuevas semillas que esta vez vamos a plantar.

En la medida en que nos volvamos más coherentes no sentiremos el peso de ir a trabajar, porque al ir alineándonos con lo que en verdad sentimos podremos expresarnos a través de aquellas actividades que nos permitan manifestar nuestros dones y talentos, y descubriremos que todo lo que acontece está dispuesto para ayudarnos a evolucionar. 

Si bien la aceleración ya puede sentirse, aún no se ha conformado la masa crítica como para que estos temas sean de dominio público. De todos modos, es sólo cuestión de poco tiempo para que más personas se den cuenta de lo que está sucediendo, porque en la medida en que la vibración de la Tierra siga aumentando muchos serán los cambios que nos tocarán presenciar. Quién hubiese dicho hace algunos años que en una ciudad chica como Olavarría habría gente que se interesaría por entrar en contacto con terapias como memoria celular, constelaciones familiares, biodescodificación, respiración holotrópica o que la educación biocéntrica, las cuestiones vinculadas con los seres de otras dimensiones, la ecología y la vida en contacto con la naturaleza pasarían a tener gran cantidad de adeptos. Esas también son claras señales de que el contexto vibratorio está cambiando.

Mucho es lo positivo que ya está sucediendo, y Está Bueno poder contártelo para que vos también lo puedas multiplicar.

Tratamos de hablarte de manera simple sobre temas que son complejos porque implican la interacción de múltiples factores. De hecho, entre otras cuestiones, la aceleración que vivenciamos traerá implícito el replanteo sobre el sentido de la vida y activará lo que se conoce como el “despertar espiritual” (que nos hará conscientes de que todos albergamos un espíritu que anima a nuestro cuerpo físico), porque si los días se acortan todo parecería indicar que nuestro paso por la Tierra será aún más breve, y muchos comenzarán a preguntarse cuál es el sentido de la experiencia humana en el plano terrenal.

No hay por qué temer. El caos es sólo transformación. Por ahora en Está Bueno nos conformamos con que más gente sepa que para poder fluir con los cambios energéticos que suceden a escala macro tenemos que aprender a soltar lo que ya no vibra acorde con nuestra esencia, y darnos el permiso interno de reconocer y sentir lo que nos resuena y obrar conscientemente, porque la nueva frecuencia que llega a la Tierra no es ni buena ni mala, simplemente potencia nuestra forma de vibrar.

La buena noticia es que si queremos experimentar paz, armonía, belleza, conciencia y alegría en lo que nos rodea, es responsabilidad nuestra ayudar a co-crear esa nueva realidad.

 

P.D.: Mirá lo que tiene para decirnos el científico Emoto sobre nuestra manera de vibrar.

 

P.D.: Este video bien explica lo que implica el caos electromagnético.

 

P.D.1: Clickeá sobre la imagen y enterate por qué es clave centrarse en el corazón.

P.D.2: Clickeá sobre la imagen y enterate por quéEs tiempo de ser paz en el caos“.

P.D.3: ¿Le tenés miedo a la muerte? Todo se transforma, clickeá sobre la foto y descubrilo.

P.D.4: Ya es hora de que todos vibremos bien alto. Pulsá sobre la imagen y sentí lo que implica vibrar en el amor.

P.D.5: “Jugando a recordartodo se vuelve más sencillo. Clickéa sobre la imagen y recordalo : )

P.D.6: Es tiempo de ser amor en acción. Si querés saber porqué te decimos esto, tocá la foto y enterate : )

.

Artículos relacionados

1 comentario

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*