Vuelo a vela en Azul

¿Qué tenés que hacer este fin de semana? ¿Querés hacer algo bien diferente? Entonces nuestra sugerencia es que vayas hasta la ciudad de Azul a volar en planeador. Realmente es una experiencia maravillosa y bien movilizante, que puede, incluso, que te despierte el deseo de convertirte en piloto de planeador.

Con ganas de experimentar el placer del vuelo a vela, fuimos hasta el Club de Planeadores, de la Asociación Aeronáutica Azul, que queda en el kilómetro 305 de la Ruta Nacional Nº 3 (casi frente al Seminario Diocesano), en donde nos estaba esperando Juan Serna, quien además de ser piloto de planeador es bancario, y estuvo trabajando en Olavarría en la sucursal del Banco Nación desde el año 89 hasta el 2011.

«Para mí el vuelo a vela es mi cable a tierra» nos confesó Juan, quien tiene 480 horas de vuelo a vela, y por la expresión de su rostro cuando habla de lo que siente al volar, no es difícil darse cuenta de que esas horas forman parte del historial de las cosas lindas de su vida.

Como la idea era que Tomás se suba en el avión remolcador para sacar las fotos y Guillermo fuese filmando en el planeador, nuestras preguntas estuvieron orientadas a las cuestiones de seguridad del vuelo. Juan nos explicó que «como en cualquier actividad deportiva hay riesgo, pero volar a vela es seguro. A 500 metros de altura el avión que va haciendo el remolque libera al planeador y el piloto lo que hace es comenzar a ganar en altura, siguiendo las corrientes térmicas, sin excederse de los 3.000 metros que es lo máximo permitido». Con respecto a la duración de cada vuelo, aclaró que «los vuelos no tienen una duración determinada, ya que todo depende de las condiciones climáticas».

A medida que fuimos charlando con otros instructores de vuelo, nos sorprendimos al saber que Sebastián Fulque, uno de los excelentes pilotos de planeadores con que cuenta el club, tiene vértigo a las alturas: «A mí me llevás hasta el borde de una terraza y me tiemblan las piernas -dijo-, pero en el planeador no siento miedo en absoluto, al contrario, volar en planeador es bien seguro». Escuchar por segunda vez lo de vuelo «seguro» nos fue tranquilizando, de todos modos seguimos conversando con Juan Serna para interiorizarnos sobre cómo había que hacer para llegar a convertirse en piloto de planeador.

«Durante la temporada desde abril a octubre se dictan los cursos de piloto de planeador, se dan los fines de semana y los feriados -puntualizó Juan-, y en cuanto a la edad, pueden comenzar con 16 años cumplidos, más la expresa autorización de los padres, y la edad máxima está dada por el exámen psicofísico. Una vez que la persona completa cincuenta vuelos, más toda la parte teórica, puede rendir exámen ante el ANAC para obtener la Licencia de Piloto de Planeador«. Cabe aclarar que antes de rendir su licencia, el alumno habrá desarrollado capacidades de vuelo que le permitirán hacer sus primeros vuelos solo, pero siempre bajo la tutela de un instructor.

Todo el año se realizan vuelos de bautismo en los planeadores biplazas comandados por los instructores o pilotos experimentados, así que si querés experimentar el placer del vuelo sin motor -como en Olavarría no existe la posibilidad de hacerlo- simplemente tenés que acercarte durante los fines de semana en que el tiempo esté bueno hasta las instalaciones del Aeródromo de Azul. Los vuelos se realizan en planeadores biplaza comandados por instructores o pilotos experimentados, y el valor del vuelo de bautismo es de 300 pesos.

Acá podés ver cómo fue nuestra experiencia en el vuelo a vela : )

(Fotos: Tomás Pagano)

Para quienes gustan de los aviones a vela, acá les dejamos algunos videos para que sigan disfrutando : )

Alicia Micheroli, a los 81 años, volvió a subirse a un planeador luego de 56 años. Ella fue la primer mujer piloto de la ciudad de Azul : )

Filmación desde un planeador Schulgleiter «SG38», de un solo asiento, en el Aeropuerto de Eutingen (Alemania). El planeador fue presentado por primera vez en 1938 y fue diseñado para ser una nave de entrenamiento para ejercicios básicos de vuelo.

Bautismo en planeador IS28-B2 del Club Planeadores Zarate (vuelo de una hora resumido en 7 minutos).

La imágenes captadas durante este vuelo a vela en Ontur, ayudan a dimensionar mejor por qué es tan lindo volar de esta manera.

Daniela Nirenberg nos invita a volar sin motor en el Club Cóndor, de Zárate, Provincia de Buenos Aires, y a conocer a los protagonistas del mundial de vuelo a vela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*