septiembre 29, 2022
15 cosas que solo saben los que vivían en el campo

15 cosas que solo saben los que vivían en el campo

Cualquiera que viva o haya vivido en el campo sabe que se trata de una experiencia única, que marca de manera especial todas las etapas de la vida, desde la niñez hasta la vejez.

La vida en el campo suele ser bastante diferente a la de la ciudad. Aunque hay, eso sí, algunas dificultades, vivir en el campo es algo que todo el mundo debería vivir, al menos una vez en la vida, aunque solo sea durante unos meses.

Hablar así suena exagerado, pero lo cierto es que la vida en el campo está asociada a varios aspectos que son importantes para cualquier ser humano. El contacto con la naturaleza, la libertad, la proximidad a la tierra y las cosas sencillas y la posibilidad de llevar una alimentación absolutamente sana deben ser reglas de vida para todos.

niño en medio de la plantación
El contacto con el campo y las cosas rurales es sumamente saludable.

Sin embargo, la vida en la ciudad está lejos de ofrecer estos privilegios. Con este artículo queremos resaltar el placer de vivir lejos de la locura de las grandes ciudades y resaltar cosas sencillas, pero tan valiosas que solo conocen quienes vivían en el campo.

cosas de la granja

Sigue el texto y mira si te identificas con estas 15 cosas que solo conocen los que vivían en el campo y si estás de acuerdo en que pocas cosas son tan increíbles como la vida en el campo.

Valla de madera vieja en una granja.
Incluso una valla vieja puede ser un buen recordatorio del campo.

1. La buena estufa de leña

Roça es siempre sinónimo de estufa de leña y nada mejor que una comida caliente hecha en esa estructura de barro. El sabor, sin duda, es muy diferente al de las estufas convencionales. Para mejorarlo un poco, la olla de barro puede darle un sabor aún más especial a la comida.

Estufa de leña con sartenes
El sabor de una comida en la estufa de leña es incomparable. Cualquiera que lo haya probado sabe de lo que estamos hablando.

2. Fruta extraída del pie

Cuando comemos esa fruta fresca que se acaba de recoger del árbol, es como si fuera cinco veces más deliciosa de lo que compramos. Y nada menos. La fruta recién recolectada, en su estado natural, es mucho más sabrosa y luce aún más dulce.

Niño sobre los hombros del padre recogiendo fruta directamente del pie
La recolección de la fruta directamente del árbol tiene un sabor muy especial. En el campo, ¡esto es rutina!

3. Recoge huevos de gallina

Por supuesto, es un desafío atrapar los huevos de gallina sin irritarlos, pero esta es una experiencia muy especial que nos hace aún más conscientes de cuán perfecta es la naturaleza.

huevos de gallina para incubar
¿Alguna vez le has quitado huevos a una gallina? ¡Solo cosas que pasan en el campo!

4. Baño de río

Hay quien ama la playa, pero nada se compara con darse un chapuzón en ese riachuelo para refrescarse en un día caluroso o incluso en la presa, que a veces está más cerca de casa.

5. Leche directa de vaca

La leche fresca y saludable que tomamos directamente de la vaca puede incluso tener un sabor extraño para la gente de la ciudad. Pero, los que vivían en el campo están acostumbrados y no lo cambiarían por leche en una caja.

hombre ordeñando la vaca
Otra experiencia increíble que solo ocurre en la granja: ¿qué tal tomar un poco de leche directamente de la “fuente”?

6. Contacto con la naturaleza

En la ciudad, el hormigón y el asfalto hacen que ya no tengamos contacto directo con la naturaleza. En la finca, todos los días, pisamos el suelo, respiramos aire fresco del campo, con verdadera calidad y podemos mirar, tocar y oler las flores y trepar a los árboles que están por todas partes y comer fruta directamente del árbol. Si has vivido en el campo, seguro que has vivido esta experiencia.

7. Molino de café

Cualquiera que no lo sepa piensa que es un artilugio muy antiguo. Pero, no hace mucho tiempo, el molinillo de café era parte fundamental para moler los granos de café en los campos y el resultado final fue ese pequeño café sabroso al que nadie se pudo resistir, que quedó aún más delicioso después de pasar por un colador de tela.

8. Tramela como cerradura

Como vivir en el campo siempre ha sido seguro, no es necesario un candado para bloquear puertas y ventanas. Una simple tramela hace el trabajo y garantiza una noche de sueño reparador.

9. Jarras de barro

Para mantener el agua protegida y bien cuidada, la jarra de barro siempre ha sido la mejor opción. Por supuesto, deja ese sabor a arcilla en el interior, pero esa es la diferencia y nada que se interponga en el camino de satisfacer nuestra indulgencia.

10. Pozo de agua

Hablando de agua, los pozos rurales siempre han estado presentes en la mayoría de las masías. Hoy en día, el suministro de agua está más evolucionado, pero aún existen propiedades que mantienen tu pozo en funcionamiento, aunque sea más moderno, es decir, el sistema artesiano.

pozo de agua en la granja
El “pozo de los campesinos” tradicional era una fuente de agua para una propiedad rural.

11. Fotografías familiares

Es muy difícil entrar a una masía y no encontrar esos cuadros antiguos con fotos de parientes mayores colgados en la pared. Pueden parecer un poco extrañas, pero esas fotografías con marcos acentuados son una instantánea de nuestra historia.

12. Alimentos sanos y muy diferentes

Una de las ventajas de vivir en el campo es tener acceso a un menú natural y saludable. Lo que la gente de la ciudad hoy llama comida orgánica y desea tanto tener acceso, en el campo lo conocemos bien e incluso lo encontramos en el patio trasero.

Plato de arroz con pequi
Hay muchas recetas, pero la más sencilla es el tradicional arroz con pequi.

Pero seamos sinceros, a muchas personas que no están acostumbradas a algunos alimentos les puede resultar extraño, como el arroz con pequi, que solo la gente del campo sabe apreciar.

13. Lámparas de queroseno

No siempre había luz eléctrica en el campo y hubo un momento en que, después de que se ponía el sol, era necesario usar la lámpara que se dejaba encendida hasta la hora de dormir.

14. Contacto con los animales

Una de las cosas más chidas para quien ha vivido o vive en el campo, y que no se puede olvidar, es el contacto con los animales. Bueyes, vacas, gallinas, cerdos, caballos y algunos otros animales siempre han formado parte del día a día de los niños del campo y alimentarlos es una tarea increíble.

niños alimentando a un caballo
Niños alimentando animales. Cosas que solo les pasan a los que viven en el campo.

15. A última hora de la tarde en el porche de la casa

En el campo no se necesitan grandes portones y vallas de seguridad, por eso es tan común que las casas tengan balcón a la calle. Y ahí es donde nos sentamos todas las tardes, después del trabajo en el campo, a ver pasar la calle y saludar a los vecinos y tener esa linda conversación con un familiar o amigo que no tiene ganas de terminar.

Si extrañaste el campo después de recordar estas cosas, es señal de que supiste disfrutar de todo lo vivido. Para los que aún viven en el campo, disfruten de cada momento y no olviden que un día las cosas pueden ser diferentes y quizás no hay forma de volver atrás. Para aquellos que no vivían en el campo, aquí está el consejo. Incluso si es para pasar unos días. ¡¡Vale la pena!!