septiembre 30, 2022
4 usos de la leche en tus plantas

4 usos de la leche en tus plantas

Tenemos plantas dentro y fuera de nuestro hogar, y al poseerlas tratamos de darles lo mejor posible para que crezcan sanas y fuertes. Para ello, sabemos que existen muchas sustancias en el mercado que podemos comprar y ayudar a las plantas en el proceso. Pero hoy, que la vida y el mundo se vuelven más ecológicos, no está mal saber cuánto tenemos a la mano y en casa que nos ayudará de la misma manera y de una manera más natural.

¿Quién no tiene dentro de la heladera una botella de leche?. ¿Sabías que este elemento natural tan importante para nuestra salud también trae muchos beneficios a nuestras compañeras?

A continuación, hablaremos de cómo usarlo y cuánto beneficio podemos sacar de él y en qué circunstancias usarlo y mantener todo tipo de plantas sanas y saludables en todo momento, ya sea en nuestras casas o al aire libre.

Modo de preparación:

1 – Ingredientes:

  • 10 % de leche (en lo posible entera)
  • 90 % de agua
  • 1 rociador

Recuerde que cualquier tipo de leche funcionará, incluso la leche condensada, pero para mayor eficiencia, la leche entera es la mejor. En cuanto al agua, se recomienda que una vez sacada del grifo, se deje reposar al menos 24 horas para que pueda salir el cloro.

2 – Paso a paso:

  1. Lavar muy bien el recipiente que usaremos como contenedor.
  2. Incorporarla un 10 % de leche
  3. Agregarle a continuación el agua limpia de cloro en un 90 %.
  4. Mezclar muy bien y hasta que notemos que todo ha quedado con un color homogéneo.

Diferentes beneficios:

1) Un buen fungicida

Es un buen fungicida, lo que significa que combate los hongos. La leche es un excelente fungicida natural que puede reemplazar cualquier otro fungicida que contenga químicos que pueda comprar en el mercado. Las plantas pueden tener una variedad de hongos, pero uno es particularmente difícil de combatir, llamado oídio. La leche también atacará y matará a la raza. Solo necesitas hacer los preparativos anteriores y seguirás pulverizando las plantas, principalmente las hojas por delante y por detrás, y los tallos si tienen frutos. Repita esto cada dos semanas.

2) Como fertilizante

Para este caso, mezclarías los mismos ingredientes expuestos, pero cambiarías las cantidades ahora 1 de leche y 5 de agua. Con esta cantidad, harás que tu mezcla sea más espesa y potente. Puedes usar leche fresca, pero si la tuya se ha vencido, esta es otra opción muy buena y efectiva para que la uses. La tierra está llena de microorganismos que son muy beneficiosos para las plantas, y el uso de la leche puede aumentar su productividad para que sigan brindando un proceso seguro para tus plantas. Riegue el suelo directamente con la solución, repitiendo este proceso cada dos meses y los meses más cálidos.

3) Como insecticida

Resulta que la leche es un buen repelente. Entonces, usando la cantidad expuesta en modo preparación, debes rociar toda la planta, incluida la tierra, y notarás en poco tiempo que ya no tiene cochinillas ni moscas blancas, e incluso las hormigas y otros tipos de insectos no lo harán. acércate Puedes repetir esta acción una vez al mes.

4) Excelente agente de limpieza

Las hojas de la planta están permanentemente expuestas a diferentes componentes del aire. Por lo tanto, están llenos de polvo, grasa o diferentes tipos de suciedad. Lo que esto producirá es que las hojas se cubrirán y en algún momento no podrán absorber los rayos del sol que ayudan con el rico proceso fotosintético que necesita para sobrevivir. Usando las preparaciones que te indicamos, puedes verter un poco sobre papel absorbente o algodón y limpiar cuidadosamente cada hoja. No solo lo estás liberando de proxies externos, sino que también estás restaurando el brillo que tenían y atenuando con el tiempo.