septiembre 30, 2022
Aprende a hacer un huerto urbano paso a paso y cultiva tus propios vegetales orgánicos

Aprende a hacer un huerto urbano paso a paso y cultiva tus propios vegetales orgánicos

En los últimos años, muchas personas comenzaron a interiorizarse por el huerto urbano y la horticultura. Este interés creció en paralelo a la inclinación por vincularse con la naturaleza, mejorar la alimentación, ser consumidores conscientes y cuidar el ambiente creció ampliamente.

Y es que contar con un huerto urbano no sólo garantiza realizar una práctica sustentable, sino estar seguros de lo que se consume y por supuesto, cuidar el bolsillo. Además, este tipo de huerto es ideal para aquellos sujetos que intentan adoptar una alimentación sana y consciente, elegir productos orgánicos, llevar a cabo una vida más sustentable, y por sobre todo conocer qué es lo que se está consumiendo y de qué manera se realizó, cuál fue el proceso de elaboración, con el fin de poder seleccionar productos que sean cuidadosos con el ambiente.

En ese marco, algunas personas deciden tener un huerto urbano en su hogar pero no lo llevan a cabo porque creen que para poder realizarlo se necesitan espacios amplios o jardines y esto no es así.

Si cuentas con un espacio donde poner algunas macetas para tu huerto y te interesaría llevarlo a la práctica en tu hogar, en este artículo te contamos todo lo que tienes que saber y para que puedas disfrutas de tus propias frutas y verduras.

Aprende a hacer un huerto urbano paso a paso y cultiva tus propios vegetales orgánicos
Foto: Adobe.

¿Qué es un huerto urbano?

El huerto urbano es un espacio destinado al cultivo de diversos alimentos como frutas, verduras, hortalizas y legumbres o incluso plantas aromáticas a escala doméstica

Aunque en el último tiempo se escuchó hablar más de ellos, lo cierto es que el huerto urbano surgió con la Revolución Industrial y se hicieron populares algunas décadas posteriores con el objetivo de garantizar alimentos sin necesidad de importar durante la primera y segunda guerra en las metrópolis norteamericanas y británicas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el huerto urbano es más ecológico y eficiente que la agricultura tradicional, y se pueden llegar a producir hasta 20 kilogramos anuales de alimentos por metro cuadrado.

Es así, que este tipo de huerto comenzó a hacerse más popular y visible en las casas de las personas incluso en las grandes urbes. Este movimiento sostenible ocupa a 800 millones de personas en el mundo, según la FAO.

Claves para realizar tu huerto urbano

Para aquellos que quieran llevar a cabo una alimentación más sana, orgánica y consciente con el ambiente, la autogestión de alimentos es una gran opción, y con ella el huerto urbano y esto se debe a que muchas veces se complica conseguir este tipo de productos o conocer los procesos reales de elaboración.

Incluso, a nivel económico también será conveniente contar con un huerto en el hogar. Ahora bien, muchas personas quisieran tener su huertita pero creen que es necesario contar con un jardín o al menos con una terraza o un espacio amplio al aire libre para poder tener su huerto urbano.

Sin embargo esto no es necesario, con contar con un pequeño espacio para destinar al huerto, y un par de macetas será suficiente, incluso en balcones o en las propias paredes, conocidas como huertas verticales. Veamos algunos ítems a tener en cuenta a la hora de armar uno de ellos en el hogar.

Aprende a hacer un huerto urbano paso a paso y cultiva tus propios vegetales orgánicos

– Lugar. Antes de comenzar con tu huerta es necesario elegir la ubicación de las plantas o donde se colocarán las macetas ya que será necesario que sea un sitio donde haya luz natural y que el sol de de manera directa al menos 6 horas en lo posible.

Si se puede elegir de antemano qué semillas o plantines será ideal para poder chequear qué condiciones son mejores para este tipo de especie.

Recordá que si no contás con mucho espacio en los pisos o si en el sector que tenés no da el sol, también podés recurrir a las paredes y hacer las famosas huertas verticales.

– Recipientes. Estos dependerán de la especie que se quiera plantar para calcular el espacio, es decir si tienen raíces superficiales, como las verduras de hojas, que no necesitan más de 10 centímetros; o más profundas como el tomate por ejemplo en las que se deberá pensar en contenedores de 40 × 40 centímetros aproximadamente.

Ahora bien, en cuanto al tipo de recipiente, más allá de la profundidad se puede utilizar cualquier cosa. Si bien existen los canteros para espacios pequeños, diseñados especialmente para estos huertos urbanos en hogares, las especies pueden colocarse en macetas, botellas, cajones, ¡lo que sea! Lo importante siempre será que cuenten en la base con drenaje para el agua cuando se las riegue.

– Abono. La tierra que se le va a proporcionar a las semillas es fundamental a la hora de plantar una especie, ya que debe ser fértil y nutritiva, así como contar con una buena capacidad de absorción.

Aunque puedes conseguir tierra abonada en cualquier vivero o incluso en algunos bazares, para aquellos que buscan llevar a cabo una vida sustentable en general, puedes realizar compostaje y utilizar esta tierra como abono. A través de este proceso, se transformarán los residuos sólidos orgánicos en subproductos en tierra fértil y nutritiva para las plantas.

Si bien existen muchas técnicas, la más común es utilizar una compostera o en un recipiente que posea agujeros para el drenaje y allí colocar una capa de tierra, a la que se pueden sumar lombrices californianas para que el proceso sea más veloz; residuos orgánicos como cáscaras de verduras, frutas y huevo, yerba, té, entre otros; y una capa de secos como papel, cartón, fósforos. El proceso llevará aproximadamente 3 meses. El jugo que salga de la descomposición sirve como fertilizante. Será necesario además que todas las semanas remuevas la tierra.

– Cultivo. Si bien la mayoría de las personas que realizan huerto urbano quieren plantar las semillas, si eres principiante es mejor comenzar con plantines que se pueden conseguir en cualquier vivero o huerta orgánica.

A partir de estas plantas se podrán conseguir también las semillas. Lo importante es que, ya sea cualquiera de las dos opciones, te asegures de adquirir versiones orgánicas para que los cultivos sean lo más saludables posibles.

Además será fundamental que te armes de paciencia ya que cada especie tiene su tiempo para crecer. Si es posible, contar con guantes, palita para las macetas, rociador, regadera te ayudará con el cultivo, aunque sin ellos también podrás plantarlos.

Otro tip importante es que tengas en cuenta que la mejor hora para regar las plantas será durante la mañana, ya que la evaporación del agua será mínima.

Huerto urbano: qué vegetales plantar en casa

Si sos principiante es recomendable comenzar con aquellas plantas que requieren poco cuidado y se cosechan en cualquier momento del año, como por ejemplo las aromáticas, ya que además, con su propio aroma repelen los bichos.

Además, entre los vegetales más elegidos por las personas se puede mencionar tomate, zanahoria, pimiento, lechuga, acelga, cebolla, puerro, albahaca, entre otros. Lo importante es investigar cada especie elegida para poder proporcionar las condiciones necesarias, así como elegir las mejores especies según la época del año.

Aprende a hacer un huerto urbano paso a paso y cultiva tus propios vegetales orgánicos

Ventajas de realizar huerto urbano

Si todavía dudas de si armar o no tu huerto urbano, ten en cuenta que no solo es una acción sustentable más que sumas, sino que tiene una serie de beneficios:

Salud: los vegetales y las frutas que se compran en el supermercado o en las verdulerías tradicionales son elaboradas con agroquímicos que son dañinos para la salud. Consumir productos orgánicos, libres de agrotóxicos, será beneficioso en ese sentido, incorporando a la dieta productos naturales, y conociendo el proceso de elaboración.

Económico: si eres principiante seguramente para comenzar con tu huerto implicará un gasto económico, pero luego notarás un ahorro cuando tu cultivo crezca ya que no sentirás los aumentos en los mercados.

Disminución de estrés. A través del interés en el huerto urbano, muchas personas descubren el amor por la jardinería y cómo este proceso repercute en la salud. Si bien las especies requieren de mucha dedicación y esfuerzo, la actividad reduce el estrés y además aumenta la satisfacción ya que no sólo se está cuidando la naturaleza, sino que se consigue una alimentación más saludable.