Caritas Felices


Lleva en su ADN fuertes ganas de ayudar y no duda ni un segundo a la hora de honrar con hechos sus promesas, porque es de las mujeres que siente que, sin importar el lugar en donde estemos, todos podemos ayudar a transformar el mundo en un lugar más cálido y amigable. Queremos que conozcas a Marilina Ramos, los chicos la llaman “La Colo”. Ella es motivo de que en Sierra Chica puedan verse más “Caritas Felices”, porque supo transformar los domingos “aburridos” en días llenos de propósito y felicidad.

Está Bueno ayudar a visibilizar el trabajo de los que se preocupan porque los chicos y los grandes sientan que la solidaridad, el amor y los valores humanos nunca pasan de moda, por eso fuimos a compartir un encuentro en el Parque «La Hormiga» para que puedas descubrir la hermosa y sensible tarea social que lleva adelante esta mujer batalladora, que cada domingo abre las puertas de su casa para que los chicos se sientan plenos.

“Un día me decidí y dije `arranco por más que no tenga nada´. Así que comencé con todas cosas descartables, y para el segundo encuentro ya todo cambió, porque me moví para que me donaran platos, vasos, y de a poco me fui armando como para que los chicos pudiesen tener todo lo necesario para almorzar y merendar”, con esas palabras Marilina comenzó a explicarnos cómo nació el comedor “Caritas Felices”.

“Me llamó la atención ver que los chicos no tenían mucho para hacer los fines de semana. La idea inicialmente no fue juntar a quienes tuviesen necesidades sino generar en Sierra Chica un espacio en donde, sin importar la clase social a la que pertenezcan, ellos se pudiesen reunir para hacer algo diferente. El primer encuentro fue bajo la modalidad de merendero pero para el segundo encuentro también me propuse cocinarles y hacer que el domingo sea un día diferente, en donde no sólo almuercen y merienden sino que también jueguen, pinten, canten bailen y hagan cosas que los diviertan”, nos dijo mientras los chicos corrían y jugaban a su alrededor sin parar.

Durante el transcurso de la entrevista, algunos de los padres que se suman a las propuestas domingueras colaboraban con el encendido del fuego, porque la semana anterior “La Colo” les había prometido a los chicos que en el siguiente encuentro los llevaría al parque y habría chorizos.

“Juntar al que tiene con el que no tiene es también una forma de ayudar a integrar y que los chicos reciban cariño y valores humanos más que nada”, destacó.

Al profundizar un poco más sobre los orígenes del emprendimiento, Marilina reveló que “al fallecer mi mamá los días domingo pasaron a ser aburridos y carentes de sentido. Pero ahora cada domingo tiene un propósito y realmente me alegra y lo disfruto muchísimo, porque este emprendimiento es como tener una familia ampliada en donde las alegrías se multiplican”.

Su contacto con los chicos surgió de su trabajo como instructora de baile y zumba, y también porque en las escuelas ayuda a crear las coreografías para los actos. “También me conocen porque siempre estoy participando en lo que esté vinculado a lo solidario. La idea es que cada domingo venga a mi casa el que quiera venir. La propuesta es integrar, compartir y que los chicos se sientan libres de hacer lo que quieran”, sostuvo.

Marilina siempre está focalizada en colaborar con todos los que pueda. “A la hora de ayudar no me limito solamente a la realidad de quienes vienen al comedor (que son chicos y chicas cuyas edades oscilan entre los 2 y los 17 años), también busco ayudar a las familias que veo que lo necesitan, por eso trato de conseguirles lo que les haga falta, y así es como antes de ir a trabajar o cuando termino mi actividad les voy llevando ropa, calzados, alimentos y siempre trato de asistirlos con algo”, mencionó.

“Los encuentros son sólo los domingos porque durante la semana tengo mi trabajo -explicó-, así que trato de organizarme lo mejor que puedo para ese día quedar completamente disponible para los chicos”.

Su sueño es contar con un espacio físico al que los chicos puedan ir aunque ella no esté. “En principio estaría bueno tener un tinglado para que puedan jugar en el patio de mi casa durante el verano, porque mi casa es chiquita como para que estén todos adentro, y eso que en invierno llegamos a ser 35 personas. La idea es ver qué es lo que se pude hacer para que ellos estén más cómodos”, subrayó.

Marilina pone dinero de su bolsillo para que los chicos puedan sentirse bien, pero también valora y reconoce el apoyo que recibe. “El municipio me ayuda con alimentos no perecederos, pero todo lo demás lo tengo que conseguir. De todos modos, siempre hay algún padre o vecino que me ayuda. Además quiero destacar que en Sierra Chica la gente es muy solidaria y también colabora para que pueda desarrollar esta tarea, ya que sin la ayuda de los vecinos no podría sostener lo que estoy haciendo”.

Por más que no cuenta con un vehículo propio, con tal de ayudar se toma un remis y se acerca hasta la casa de quien lo necesite para brindarle su apoyo. “En mis tiempos libre no dudo en ayudar -recalcó-, y siempre que puedo estoy dando una mano, porque ayudar es algo que me encanta. Ayudar implica realizar esfuerzos, pero se gana mucho cariño y también siento que la gente me quiere por lo que hago. Soy de las que se compromete y hace, porque ayudar me hace bien. Además yo nunca prometo lo que sé que no voy a poder cumplir, y eso, tanto los chicos como los grandes, lo valoran”.

“Este emprendimiento es a título personal. A mí me encanta trabajar en lo social y promover valores como el respeto y la igualdad, así que esto realmente lo hago con muchísimo gusto -enfatizó-. Acá no hay banderas políticas ni cuestiones religiosas. A mí me gusta preocuparme porque todos se sientan bien. El municipio de Olavarría nos da una mano porque ellos se acercaron, así que eso lo valoro, pero en mi casa las puertas están abiertas para todos los que quieran colaborar por el bien de los chicos”.

Sobreponerse a la adversidad y ver siempre el vaso lleno es parte de la filosofía de vida de Marilina. “Hace 14 años que tengo un problema de salud -confesó- pero eso no me frena. Al contrario, trato de ponerle onda y seguir para delante, y ayudando es como también me ayudo, porque esto que hago me saca de un montón de cosas. Mi debilidad son los chicos, por eso trato de darles siempre lo mejor”.

Su propuesta dominical de integración es también una hermosa alternativa de encuentro y esparcimiento, pero su trabajo no se acota a los más pequeños. “Los domingos los dedico en exclusiva a los chicos, y durante la semana, fuera de mi horario de trabajo me aboco a lo social, y voy colaborando con las familias que lo necesitan -comentó-. Por eso si veo que les falta una cama, necesitan alimentos, ropa o lo que sea, trato de hacer todo lo posible para que lo puedan tener. Eso hace que muchas personas me tomen como referente y me pidan que los oriente, y en lo que puedo, me ocupo y los ayudo, porque en su momento yo también la pasé mal en la vida, y hacerlo me gratifica, porque haciendo el bien un siempre se siente mucho mejor”.

Cuando Marilina Ramos mira hacia atrás siente que en este proceso de animarse a transformar la vida de los demás aprendió varias cosas, pero hay una en particular que le gusta destacar: “Lo principal fue aprender a confiar en mí, por eso si hoy te digo que el domingo que viene vamos a hacer tal cosa lo cumplo, y eso es porque tengo la plena confianza de que voy a ser capaz de hacerlo. Ahora me siento segura y confío en que soy capaz de lograr lo que me propongo, porque las cosas, por más que parezcan difíciles de hacer nunca son imposibles”.

Los chorizos ya estaban bien doraditos, así que les agradecimos que nos invitaran a quedarnos a almorzar pero preferimos volver rápido para contarte esta historia que revela el coraje de una joven y batalladora mamá que disfruta del trabajo social y se sobrepone a las dificultades de la vida haciendo hasta lo imposible para que en Sierra Chicas otros también puedan sentirse bien y disfrutar. El resultado está a la vista: “Caritas Felices”. Qué mejor nombre para un comedor, si cuando se trabaja con tanta dedicación y amor eso es lo que uno encuentra : )

P.D.: El muro de Facebook de Marilina es su principal vía de comunicación para hacer los anuncios : )

(Fotos: Tomás Pagano + Facebook de Marilina Ramos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*