septiembre 30, 2022
Chitofoam, nueva bioespuma biodegradable resultado de gusanos de la harina alimentados con poliestireno

Chitofoam, nueva bioespuma biodegradable resultado de gusanos de la harina alimentados con poliestireno

Inicio » Biodegradables » Chitofoam, nueva bioespuma biodegradable resultado de gusanos de la harina alimentados con poliestireno

1 comentario

Un diseño de sistema circular que usa los exoesqueletos de los gusanos de la harina, que se alimentan de espuma de poliestireno, y los convierte en una nueva bioespuma biodegradable y absorbente de impactos para el envasado de alimentos.

Chitofoam es un proyecto de investigación de materiales que reutiliza la espuma de poliestireno desechada como alimento para los gusanos de la harina, y luego usa sus exoesqueletos como sus caparazones desechados.

Se ha descubierto que los gusanos de la harina pueden digerir sin problemas el poliestireno, y los biopolímeros hechos de quitosano extraído de su exoesqueleto se usarán para crear una alternativa ecológica a la espuma de poliestireno.

El sistema circular «Chitofoam» toma un material de embalaje nocivo y lo regenera para crear una solución circular para la gestión de residuos de espuma de poliestireno (¡con la ayuda de los insectos!). Casi el 30% de los residuos de los vertederos es espuma de poliestireno procedente de envases y aislantes. Estos residuos suelen acabar en los países en desarrollo y se gestionan mal. El reciclaje es posible, pero rara vez se practica debido a que el proceso es caro, difícil y sin un mercado real.

La espuma de poliestireno no se biodegrada, sino que se rompe en trozos cada vez más pequeños, llamados «microplásticos«. Sólo los estadounidenses tiran cada año unos 25.000 millones de vasos de espuma de poliestireno. Cada uno de estos vasos puede tardar hasta medio milenio en degradarse. Por lo tanto, los impactos de la producción y la contaminación del poliestireno son múltiples y tienen efectos de gran alcance en el medio ambiente, las condiciones laborales y los factores de salud humana.

En 2015, investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que los gusanos de la harina, podían digerir con seguridad, y por tanto biodegradar, la espuma de poliestireno. Se descubrió que 100 gusanos de la harina podían comer 40 miligramos de espuma de poliestireno cada día sin ningún impacto en su salud.

Charlotte Böhning & Mary Lempres, empezaron a depositar estos residuos de espuma de modelar y envases en un biodigestor casero de gusanos de la harina para su despolimerización. Empezamos a recoger los exoesqueletos que desprendían los gusanos comedores de plástico y extrajeron un gel biopolímero llamado Chitosan.

Después de mucho desarrollo, crearon un material de embalaje ligero, resistente al agua, que absorbe los golpes y que se puede compostar en el patio trasero, análogo a la espuma de poliestireno.

Chitofoam se anticipa a los futuros retos mundiales de la escasez/inseguridad alimentaria, la gestión inadecuada de los residuos y la acumulación de microplásticos en nuestros ecosistemas. Un hecho sorprendente sobre los gusanos de la harina que comen espuma de poliestireno es que siguen siendo 100% comestibles para los humanos. La cría de gusanos de la harina se ha destacado en los últimos años como una solución ambientalmente sostenible a la desnutrición, especialmente en las economías rurales en desarrollo.

El cultivo de gusanos de la harina comestibles es asequible, requiere pocos recursos y ocupa poco espacio. La fuente de alimentos resultante es dos veces más eficiente en cuanto a proteínas que la carne de vacuno (con cero emisiones de metano).

Chitofoam es uno de los seis finalistas del LEXUS DESIGN AWARD 2022.

Diseñadoras: Charlotte Böhning & Mary Lempres

Interacciones con los lectores