septiembre 30, 2022
Cómo cultivar mango a partir de semillas

Cómo cultivar mango a partir de semillas

El mango indio (Mangifera indica L.) es un árbol de hoja perenne que crece en los bosques tropicales húmedos de América y África, y se cultiva a escala industrial en India, Pakistán, Indonesia y países asiáticos (China, Vietnam, Tailandia). En la naturaleza, una planta puede incluso alcanzar una altura de 45 metros (generalmente 10-20 m). Cultivado en casa, teniendo en cuenta la poda obligatoria de formación de corona, por regla general, no supera los 2 m.

Selección y preparación del material de siembra

La fruta del mango es una drupa ovalada u ovoide cubierta con una piel lisa de color amarillo o rojo. La pulpa es jugosa, tierna, anaranjada o rosada. Las frutas de calidad alimentaria suelen ser grandes: hasta 25 cm de largo, 10 cm de ancho, con un peso de hasta 400 g (¡algunos ejemplares pueden aumentar de peso hasta 4,5 kg!). El sabor es dulce con acidez, con un olor resinoso característico a trementina. En el medio de la pulpa hay una semilla grande y plana (alrededor de 50 g) en una piel dura y áspera.

Hay que cortar el hueso, ya que no se separa bien de la pulpa

Hoy en día, las frutas exóticas se pueden encontrar fácilmente en los estantes de los supermercados. ¿Qué buscar al comprar? La fruta debe estar entera, sin abolladuras, con la piel intacta, elástica al prensarla. El mango maduro tiene un olor a coníferas en el tallo. Si no está allí, entonces la fruta aún no está madura. Un olor agrio o alcohólico indica que ha comenzado a deteriorarse.

Los especímenes inmaduros en el hogar se pueden poner en una bolsa de papel y dejar madurar durante 3 a 5 días, para lograr la madurez del consumidor. Para acelerar el proceso, se recomienda empacar los mangos con una manzana o un plátano.

Para aquellos que deciden experimentar con el cultivo de mangos en casa, ofrecemos una sencilla instrucción paso a paso:

Paso 1

Cortar la fruta madura, quitar el hueso. Se limpia a fondo de pulpa, se lava. Para una germinación exitosa, no se recomienda plantar la semilla del mango. Es necesario abrirlo con un cuchillo, como una concha de almeja, y retirar con cuidado la semilla.

A veces te encuentras con frutas con un hueso ya abierto y una raíz visible.

A menudo, es imposible abrir el hueso con un cuchillo de inmediato. En tales casos, se remoja durante varios días (una semana) en un recipiente con agua; un frasco de vidrio común servirá. El agua se cambia todos los días.

Hay otra forma: el hueso se envuelve en una gasa húmeda, se coloca en un plato poco profundo y se controla constantemente para que la gasa no se seque; se rocía diariamente con una botella de spray o se agrega un poco de agua desde la parte superior e inferior de el plato.

Paso 2

Es recomendable desinfectar la semilla extraída con un biofungicida (puede usar preparados para el tratamiento de semillas antes de la siembra, por ejemplo, “Fitosporin”, “Gamair” y otros) o mantener en una solución ligeramente rosada de permanganato de potasio para evitar infección por podredumbre fúngica.

Paso 3

El siguiente paso es la germinación. La semilla se puede plantar inmediatamente en el suelo preparado, pero muchos floricultores recomiendan primero mantenerla durante dos o tres semanas en un ambiente húmedo: sobre un sustrato de tela (gasa) o en aserrín humedecido regularmente con agua.

Después de que aparecen los brotes, las semillas se consideran listas para plantar en el suelo.

Requisitos para contenedores y suelo

Al elegir una capacidad de plantación, se deben tener en cuenta las siguientes características: la planta tiene un sistema de raíces pivotante y bastante largo, por lo que debe preparar inmediatamente una maceta alta y espaciosa, especialmente porque a menudo no debe trasplantar una plántula joven. Demasiado grande tampoco funcionará: en él, las raíces pueden pudrirse debido a la aireación insuficiente a través del suelo. La maceta debe estar equipada con orificios de drenaje (los de plástico generalmente tienen una marca de orificios que deben perforarse con un cuchillo caliente o un clavo) y una paleta.

Al mango le gusta la tierra suelta y fértil

Para plantar, puede comprar tierra preparada con una reacción alcalina neutra, o puede mezclar independientemente tierra de jardín con turba, arena y vermiculita (perlita) para aumentar la soltura, la permeabilidad al agua y al aire.

Antes de llenar la olla con una mezcla de tierra, no se olvide de la capa de drenaje obligatoria, que se hace con arcilla expandida, guijarros pequeños y ladrillos rotos de 5 cm de altura.

Reglas de aterrizaje

Se hace un pequeño agujero en la superficie del suelo, en el que se coloca la semilla con la raíz hacia abajo. Si no se ha germinado previamente, y la raíz está mal definida, se planta con el lado largo (borde).

Se considera correcto no enterrar la semilla por completo, sino dejar alrededor de un tercio afuera, como en la foto.

Después de plantar, la tierra se riega y la maceta se coloca lejos de la luz solar directa; son perjudiciales para las delicadas plántulas en la etapa inicial de crecimiento. Para acelerar el proceso de germinación, se necesitan condiciones de invernadero: alta humedad y temperatura constante. Para ello, tapa el recipiente con film transparente o con un tarro de cristal (solo para semillas). El refugio se retira regularmente cada dos días durante 15 minutos para ventilar.

Tan pronto como aparece un escape con hojas reales, se elimina el “invernadero”.

El árbol crece rápidamente. En un brote delgado, aparecen hojas verdes largas y coriáceas una tras otra, sin embargo, las primeras de ellas primero tienen un tinte púrpura.

Cuidado de las plantas

El cultivo adicional de la plántula no es particularmente difícil. Lo principal es proporcionar:

  • ubicación soleada – alféizar sur;
  • riego regular: 1-2 veces por semana con agua sedimentada a temperatura ambiente;
  • fumigación diaria del follaje.

Este tratamiento se recomienda para todas las plantas de interior no pubescentes de los trópicos.

Mango ama el riego con agua de una botella de spray y el cabezal de la ducha, limpiando las hojas con un paño húmedo, al aire libre en verano en un balcón o terraza

El árbol se alimenta con un fertilizante complejo universal para plantas de interior durante el riego.

No se requiere un período de inactividad en invierno, pero se agradece la iluminación adicional con una fitolámpara.

Para formar una corona en la etapa de 8 hojas, es necesario pellizcar la parte superior del brote. La poda anual de primavera se realiza cuando la planta alcanza el metro y medio de altura.

Durante los primeros tres años, el árbol se trasplanta una vez por temporada, recogiendo una maceta o tina del tamaño requerido (más grande), luego, se recarga una vez cada tres años.