El sentido de nuestros pasos

El sentido de nuestros pasos

(Por Julio Andrés Pagano) Puede sentirse, internamente ya puede percibirse. Así luce el bellísimo y cristalino entramado que cada día ayudamos a manifestar cuando optamos por amar, religarnos y vibrar conscientemente. Esta es la reluciente obra maestra que acudimos a potenciar más allá de toda duda, incertidumbre o vacilación. Por eso hoy te vengo a animar para que brilles al retomar lo que llena de luz tu vida, y sigamos cristalizando la trama de esta fulgurante visión, que infunde fuerza y valor a nuestro diario pulsar, y marca un profundo sentido a cada uno de nuestros pasos.

Lo que llena de luz tu vida es todo aquello que hace brillar tus ojos. Es lo que te brinda una mágica sensación de expansión y deja en tu mundo interior la hermosa confirmación de la tarea cumplida. Nadie más que vos sabe de qué se trata. Para algunos será ayudar, para otros será cantar, habrá quienes se sientan de ese modo al donar o colaborar para que las plantas florezcan. No importa el “qué”, la diferencia evolucionaria está en el “cómo”. Si lo hacemos con amor ganamos todos.

Hoy te aliento y te escribo porque sé que más de una vez te preguntás si lo que hacés tiene valor, sobre todo cuando los medios de comunicación multiplican el caos, la desesperanza y el miedo. ¿No era acaso este agitado y sombrío escenario el mejor contexto evolutivo para centrarnos en la armonía de nuestra paz interior? De tanto en tanto también lo olvido, por eso escribirte me ayuda a recordarlo, y diseñar las imágenes me permite plasmar lo que siento y que en palabras aún no alcanzo a graficar, porque mis letras carecen de una esencia fluida tan brillante y colorida.

Es ahora en donde más hay que tenerlo bien presente, vinimos a plasmar sensibles huellas cristalinas que revelan la nueva Tierra. En nuestro humano peregrinar, crecer representa caminar confiando en nuestra sabida luz interior. Madurar implica dejar de esperar que alguien nos salve, porque internamente reconocemos que todos los caminos conducen, siempre, hacia un mismo lugar: están destinado a llevarnos al lumínico punto de reunión, que llamamos corazón, en donde todo se fusiona y se religa. Eternas gracias por brillar y humanamente gestar la cálida trama de amor que nos eleva y hermana, y da sentido a nuestros pasos en la luz de la consciencia.

P.D.1: Nunca olvides que todos somos peregrinos : )

P.D.2: Hay un Caballero que tiene mucho para enseñarnos a la hora de peregrinar : )

P.D.3: Y si sos de los que ya lo leyó, te invitamos a disfrutar su regreso  : )

P.D.4: Moviendo la línea blanca se pueden ver ambas imágenes : )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*