Frutas y verduras sin gloria

De esta manera se exhiben las «Frutas y verduras sin gloria»

Te presentamos una original campaña a favor de las frutas y verduras «imperfectas», que fue lanzada por la tercera cadena de supermercados más grande de Francia. Esta idea se enmarca en la proclamación del 2014 como el “Año Europeo contra el despilfarro de la comida”. Cabe destacar también que en alineación con esta declaración, el gobierno francés acaba de sancionar leyes que pretenden evitar el desperdicio de alimentos y fomentar el consumo responsable.

«Frutas y vegetales sin gloria» es el nombre de la campaña de Intermarché, que se basa en una premisa simple, pero que resultó muy efectiva: vender un 30 por ciento más barato en los supermercados aquellos productos que resultan menos tentadores por su aspecto. Para convencer a los clientes de que la única diferencia entre una manzana poco convencional y una perfecta es la apariencia, también se ofrecen jugos y productos hechos en base a las frutas habitualmente desechadas, para demostrar que tienen el mismo sabor.

La campaña se llamó “Les fruits et legumés moches” (frutas y verduras feas) o “Inglorious fruits and vegetables” (Frutas y verduras sin gloria), protagonizadas por frutas defectuosas como “la manzana grotesca”, “la papa ridícula”, “la naranja horrible”, “el limón fracasado”, “la berenjena desfigurada” y “la horrible zanahoria”.

¿El resultado de esta campaña? Un éxito!! ¡No quedaron frutas y verduras en los estantes!!

Medidas del gobierno francés: Como te contábamos al principio de la nota, el gobierno de Francia está decidido a reducir el despilfarro en comida, por eso sancionó normativa que prohíbe a los supermercados y grandes superficies destruir o tirar a la basura comida o productos de alimentación que se han quedado sin vender y que todavía se encuentran en condiciones de ser consumidos, como por ejemplo productos cuyos envases han sufrido desperfectos y no se pueden vender al público, a pesar de que el producto alimenticio se encuentra en buen estado.

De este modo, para evitar el despilfarro de comida, las grandes cadenas de distribución estarán obligadas a ceder gratuitamente esa comida a ONGs que dan asistencia a personas en situación de pobreza. Y en caso de productos caducados, como por ejemplo paquetes de pasta, tendrán que destinarlos a la alimentación de animales o a la producción de compost para la agricultura.

La disposición que prohíbe a los supermercados tirar comida forma parte de una ley más amplia que también propone medidas para evitar desperdicios en los comedores infantiles y enseñar a los niños a reducir el desperdicio de alimentos.

En estas imágenes se puede observar la manera en que se implementó la campaña «Frutas y verduras sin gloria».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*