La mejor cara del arte callejero

Aunque a veces no lo parezca, compartir los dones y talentos para que el mundo se transforme en un lugar más cálido y amigable no es un concepto utópico para muchos. Hay artistas, como el inglés Paul Ston, conocido como My Dog Sighs, que cada viernes (desde hace diez años) deja en la calle pequeñas obras de arte para que luego los transeúntes se las lleven a sus casas. De esta manera, Paul cambia el concepto de street art (arte callejero), que generalmente se lo asocia con la intervención en murales o instalaciones, transformándolo en algo móvil, fácil de portar.

El soporte de algunos de sus trabajos es bien original, utiliza la parte trasera de latas aplastadas. Allí plasma vivos rostros que llaman la atención de los peatones, quienes se los pueden llevar si así lo desean.

My Dog Sighs también es fundador de Free Art Friday, un proyecto que invita a artistas de todo el mundo a dejar sus obras en la calle y convertirlas en una exhibición de arte gratuita, tal como él lo viene haciendo. Las únicas reglas son: asegurarse que la pieza sea fácilmente removible y que cause poco o ningún daño al medio ambiente.

Acá te dejamos el cortometraje que creó para para mostrar el proceso creativo mediante el cual transformar una simple lata en una hermosa obra de arte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*