Limpiará los océanos

Con el propósito de ayudar a limpiar los océanos y al mismo tiempo concientizar al público en cuanto al daño que sufren los ecosistemas marítimos a causa de nuestro uso irresponsable del plástico, un joven de 20 años pondrá en marcha en 2016 el primer sistema mundial de limpieza de los océanos. Nos referimos a Boyan Slat, un joven ingeniero holandés que inventó y diseñó un equipo con el que limpiará los océanos sin poner en riesgo la vida marina.

Su inspiración para limpiar los océanos surgió cuando él tenía 16 años, durante unas vacaciones de buceo en Grecia, donde encontró más bolsas de plástico que peces en el mar. Al tomar conciencia de que el envenenamiento por plástico de los animales marinos también afecta a los humanos, ya que los peces forman parte de nuestra dieta, se alarmó tanto que decidió dejar a un lado su vida social y puso su mente a trabajar para inventar una solución viable. Y así nació este proyecto llamado «Matriz de limpieza Oceánica».

Este sistema de limpieza que inventó consiste en largas y sólidas barreras flotantes amarradas en el fondo del océano. Son dos brazos, de más de 50 kilómetros colocados en forma de V, que pasivamente recogerán la basura cuando pase a través de ellos.

Una plataforma alimentada por energía solar reunirá la basura plástica recogida y la triturará en pedazos antes de ser llevada a tierra firme en contenedores. El sistema no representará una amenaza para la vida marina, ya que ésta pasará por debajo de las barreras sólidas, movidas por las corrientes del océano, impidiendo de esta forma la captura accidental.

El plástico implica un gran peligro para la vida en el mar. Más de cien mil mamíferos marinos y un millón de aves sufren una muerte lenta cada año debido a enredos con las redes o con los escombros flotantes acumulados, o por la ingestión de pequeñas piezas de plástico que confunden con alimento.

Muchas partículas de plástico son tan pequeñas que están siendo confundidas con plancton. Antes de la moderna contaminación, toda la materia en el océano era biodegradable o comestible. Ahora las tortugas comen bolsas de plástico, por error, confundiéndolas con medusas, y las medusas comen pequeñas partículas de plástico confundiéndolas con plancton. Y así, el plástico ha entrado en la cadena alimenticia para quedarse.

Según se informó en la web “The Ocean Cleanup”, para comenzar con la limpieza de los océanos se ha decido instalar el primer prototipo a final en 2016. Se trata de una gigantesca “V” de 2 kilómetros de envergadura junto a las costas de Japón.

Afortunadamente las nuevas generaciones vienen dispuestas a crear un mundo mejor para todos, y eso hay que celebrarlo. Te invitamos a que conozcas a Boyan Slat a través de los siguientes videos : )

 

(Fotos: Google)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*