Lluvia interna

Reivindiquemos el llanto. Llorar hace bien, es abrir la puerta a emociones acumuladas que están pidiendo salir. Es una sana manera de liberar angustia, alegría, nostalgia, amor, ternura, bronca, compasión. Cada lágrima puede contener diversos sentimientos, lo importante es no retenerlos. Llorar nos libera. Es nuestra lluvia interna, nos despeja, limpia angustias, baldea emociones.
Más allá de los motivos, las lágrimas son las gotas que rebalsan el vaso; y es necesario liberar lo que desborda para vaciarnos y volver a empezar. No olvidemos que después que llovió… paró y después de la lluvia sale el sol!

Tita

1 Comment

  1. Me encanta que Tita pueda abrir la puerta a sus emociones .Cada lágrima nos libera .Después de la lluvia sale el sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*