Para aplaudir

¿Quién no jugó alguna vez con maderitas y bolitas dando rienda suelta a la imaginación? Sin embargo, puede que pocos lo hayan hecho de este modo tan creativo, pues para hacer lo complejo de manera tan simple (en apariencia), se requiere de mucha inteligencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*