Queremos hamacas : )

Para ayudar a darle un toque diferente a Olavarría, estuvimos pensado qué nueva propuesta urbana podíamos presentar que pudiese conjugar el ocio, el estar al aire libre y el descanso. Fue así que se nos ocurrió que una buena propuesta sería poner hamacas paraguayas en los espacios públicos. Siiii!!! Queremos hamacas!!! ¿Por qué hamacas paraguayas y no las hamacas tradicionales o columpios? En principio porque con esta propuesta apuntamos a que se pueda descansar, contemplar el paisaje y desenchufarse de la locura cotidiana. En otra oportunidad, ya presentaremos otra propuesta urbana con hamacas clásicas.

La idea nos gustó tanto que nos pusimos a buscar en internet para ver qué propuestas existían en otras partes del mundo, y nos llamó la atención que esta idea ya se implementa en diferentes ciudades. De todas las iniciativas que vimos, hubo tres que puntualmente nos llamaron más la atención: el espacio público multifuncional de la ciudad de Viena (Austria); la manera en que las hamacas se usan en un parque de Filadelfia (EE.UU.); y la instalación pública realizada en Amsterdam (Holanda) que tiene como objetivo inspirar a los adultos a tener un poco de diversión. A estas tres iniciativas te las mostramos más abajo, pero antes te dejamos una variada galería de imágenes para que tu imaginación vuele, de manera que nos cuentes en qué lugares te gustaría que hubiese hamacas paraguayas.

Para nosotros, tanto en «La Máxima», como en la costa del arroyo Tapalqué, así como en el parque Helios Eseverri y Parque Sur quedarían hermosas. «¿Pero se las van a robar?» seguramente estarás pensando, por eso proponemos que se haga como en algunos parques de Francia se hace con las sillas plegables, en donde hay personas (que en el caso de Olavarría, por ejemplo, podrían ser miembros de instituciones de bien público) que se encargan de ponerlas, sacarlas y cuidarlas, y cobran por un determinado tiempo de uso.

Cabe aclarar que si bien hablamos de hamacas paraguayas lo hacemos para que sea más fácil de entender a qué nos referimos, pero en realidad esas zonas de relax con hamacas colgantes bien pueden construirse con sogas, hebras, gomas, telas o cualquier otro material que haga más cómodo y disfrutable el descanso. En fin, queremos escuchar qué te parece esta propuesta de las hamacas públicas, y también que nos digas cómo se tendría que implementar el sistema para que funcione y genere recursos para aquellos que quieran implementarlo : )

P.D.: Frente a la posibilidad de los robos, una variante podría ser que también se creen lugares con ganchos fijos para que cada uno lleve su propia hamaca : )

 

En Viena: Dentro de los atractivos que ofrece la ciudad de Viena, como la Catedral de San Sebastián o el Palacio de Schönbrunn, ahora se suma el espacio público multifuncional llamado Flederhaus. Esta obra es una muestra de arte público, que ofrece un espacio para que las personas puedan disfrutar de un momento de relajación y tranquilidad en una cómoda hamaca. La edificación consiste en una original estructura en madera prefabricada, que es móvil y por lo tanto puede trasladarse a cualquier otro punto de la ciudad.

Flederhaus, que traducido significa “Casa de Murciélagos”, fue construido con el objetivo de ofrecer un punto de descanso en el que poder relajarse, dormir, leer o disfrutar simplemente del entorno. Se trata de un edificio sin fachada de cinco pisos y con hamacas en su interior. Este singular edificio está abierto todos los días al público, entre las 10 y las 19 horas.

 

En Filadelfia: En este video podés ver el uso que le dan a las hamacas colgantes en un parque situado en la ciudad estadounidense de Filadelfia, en donde durante el verano se realiza el Spruce Street Harbor Park, una original propuesta junto al río que viste al parque con luces LED, hamacas, tejo, cerveza y comida para que la gente se divierta y la pase bien.

 

En Amsterdam: también nos gustó esta instalación pública realizada en Amsterdam, que tiene como objetivo inspirar a los adultos a tener un poco de diversión. El material que cuelga de las barras consiste en mangueras de incendio recicladas, las cuales se pueden mover para crear tanto una hamaca para descansar, como un asiento o un columpio.

 

En este otro video se puede ver cómo en la ciudad de Los Angeles se le enseña a la gente a realizar los nudos que permiten crear hamacas colgantes.

 

En El Salvador: Por último, ya que estamos hablando de hamacas, te contamos que en el municipio de Concepción Quezaltepeque, más de 300 artesanos unieron sus manos y su inigualable talento para tejer la hamaca más grande del mundo, que tiene 60 metros de largo y siete de ancho. Se realizó con el propósito de darle un empuje turístico al municipio y figurar entre los lugares más bonitos y atractivos para visitar en El Salvador.

 

P.D.: Por si alguien quiere poner un negocio de hamacas : )

2 Comments

  1. Me encantaría la idea esta muy bien pensada le estaríamos dando otro toque diferente a la ciudad y como ustedes lo dicen sería hermoso poder descansar en el verdor y naturaleza q nos brinda el parque ya q es una buena relajación para nuestras mentes q están estresadas por la sociedad en q vivimos.Lo ideal sería cada uno llevar su propia hamaca ya q sería una inversión menos para ustedes y tener el lugar apropiado donde colocarlas.Suerte en este emprendimiento !!!

    • Buenísima la idea, el tema es ¿Estamos preparados para eso? Lamentablemente somos muy mal aprendidos, no mal enseñados. Durarán las hamacas en nuestra sociedad?Dios quiera me equivoque porque la idea es espectacular la apoyo!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*