Refrigerador casero

Queremos acercarte una idea que está buena conocer, ya que en los lugares en donde no se cuenta con suministro eléctrico o no se tiene el poder adquisitivo suficiente como para comprar una heladera, mantener los alimentos fresco y alejados de los insectos no es sencillo. En varias comunidades han encontrado la solución mediante la construcción de un refrigerador casero, conocido como Pot-in-Pot (olla dentro de olla)  o Zeer (tal como lo llaman los árabes). ¿Te interesa saber cómo se construye?

Es bien simple y no requiere de muchos pasos. Lo primero que hay que hacer es conseguir dos grandes macetas o vasijas de terracota o arcilla (sin esmalte). Una maceta debe ser menor que la otra, por lo tanto hay que comprobar que la menor encaje dentro de la mayor, y también es importante que exista un espacio entre ellas, de dos a cuatro centímetros aproximadamente.

El siguiente paso consiste en tapar los agujeros que existen en la base de las macetas (puede hacerse con arcilla o con cualquier material que sea adecuado para rellenar huecos), de manera que luego el sistema de enfriamiento no se vuelva ineficaz. Posteriormente, hay que llenar la base de la maceta más grande con arena o cualquier material que retenga el agua, hasta una altura que garantice que la maceta más pequeña se encuentre en la misma altura que la maceta más grande.

Una vez hecho esto, hay que colocar la maceta pequeña sobre la capa inferior de arena de la maceta grande y rellenar todo alrededor de la maceta pequeña con arena, casi hasta el final, dejando un pequeño hueco en la parte superior. Ese será el hueco por donde se verterá el agua fría sobre la arena, hasta que esté completamente empapada y ya no pueda absorber más agua. Es importante que el agua se vaya agregando gradualmente para dar tiempo a que penetre en la arcilla.

Una vez hecho todo esto,  hay que tomar un paño, trapo o una toalla, mojarlo en agua y luego colocarlo sobre la parte superior del recipiente para que lo cubra completamente y se empiece a refrescar. Pasadas un par de horas, se retira el trapo húmedo y se colocan los vegetales o lo que se quiera mantener refrigerado dentro de la maceta más chica, y se vuelve a cubrir con el trapo.

El refrigerador “Pot-in-Pot” debe ponerse en un lugar seco y ventilado, para que el agua se evapore con eficacia hacia el exterior, y regularmente se debe ir controlando que la arena se mantenga húmeda. Por lo general, hay que agregarle agua dos veces al día para mantener los alimentos frescos.

El principio de funcionamiento de este sistema es el del enfriamiento evaporativo. Cuando el agua del trapo se evapora absorbe energía (calor latente) del recipiente interior, el cual se mantendrá fresco mientras este proceso continúe.

[

Consejo a tener en cuenta: Como dependiendo del lugar en donde se viva las temperaturas varían, es aconsejable probar con diferentes tipos de vegetales y frutas para ver cuánto tiempo duran usando este “refrigerador” : )

[

[

[

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*