¿Sabías que hay «rutas musicales»?

Japón, Corea del Sur, Dinamarca, Holanda, Estados Unidos, y ahora China, ya cuentan con “rutas musicales”, una excelente propuesta que, además de servir como atractivo turístico, ayuda a que los conductores reduzcan la velocidad de los coches en determinados tramos del camino. Este sistema se implementó por primera vez en el año 1994, bajo el nombre de “asfaltófono”. Para lograr este efecto musical, se coloca sobre la ruta cientos de finas bandas de frenado, de manera que cuando los automóviles pasan sobre ellas se producen vibraciones armónicas, que se escuchan tanto dentro como fuera del vehículo.

El objetivo central de esta iniciativa es lograr que los automovilistas disminuyan la velocidad en determinados tramos, sin tener que intimidarlos con carteles que digan «radar vigila» o poniendo carteles que indiquen un máximo a la velocidad permitida. En este caso, la invitación a reducir la marcha está dado por el simple hecho de que en el caso que el conductor vaya más rápido de lo que indican los carteles la música no se escucha. Dependiendo cada país, las velocidades máximas para escuchar las melodías van desde lo 40 a los 55 kilómetros por hora.

El primer camino musical fue llamado “asphaltophone” (asfaltófono), y fue creado en octubre de 1995 en Dinamarca, por Steen Krarup Jensen y Jakob Freud-Magnus, dos artistas daneses. A diferencia de como se construyen ahora, el “asphaltophone” fue hecho de una serie de marcadores similar a puntos espaciados a intervalos intermitentes.

En Japón, las rutas musicales deben su origen a Shizuo Shinoda, quien raspó accidentalmente algunas marcas en una carretera con una excavadora y pasó por encima de ellos, y se dio cuenta de que era posible crear melodías dependiendo de la profundidad y el espaciamiento de los surcos. Actualmente los surcos realizados tienen de 6 a 12 milímetros y cuanto más estrecho es el intervalo, más alta será la nota emitida.

En Japóne existen tres carreteras melódicas, en Hokkaido, Wakayama y en Gunma, con 30 segundos de melodías pop japonesas. La velocidad óptima con la que se debe circular para oír la melodía en las mejores condiciones debe ser de 40 km/h, lo más constante posible y con las ventanas bajadas. En el caso de ir más rápido la melodía se escucha acelerada y en caso de ira más lento se escucha como a ralentizada.

En Estados Unidos, por su parte, originalmente la ruta musical fue creada para un comercial del auto Honda Civic, en septiembre de 2008, en la ciudad de Lancaster (California). El tramo musical original fue construido en la avenida K pero, debido a las quejas de los vecinos, un mes más tarde fue reconstruida en la Avenida G. La nueva ubicación se encuentra a unos tres kilómetros de distancia de las áreas residenciales, por lo tanto, presentar menos problemas para los lugareños. Los visitantes que deseen escuchar la pieza musical ha de permanecer en el carril de la izquierda de la carretera, de tres carriles, y viajar a 55 kilómetros por hora.

En el caso de China, que es país más reciente en tener una ruta melódica, el tramo musical tiene 300 metros de largo, y se debe transitar a una velocidad de 40 kilómetros por hora para lograr producir la melodía, que en una dirección es el himno nacional de China, y en la otra, la tradicional “Molihua” (Jazmín), muy popular en el país asiático. La particular carretera fue construida en el parque natural de Changge, en la provincia de Henan, y es la primera de este tipo que tiene el país. Cabe destacar que estos tramos musicales requieren de mantenimiento, ya que con el paso diario de muchos vehículos las marcas que ayudan a generar los sonidos se van desgastando.

¿Te gustaría que Olavarría pudiese contar con una «ruta musical»? Si es así, comentanos qué música eligirías : )

 

En Nuevo México, sobre la mítica Ruta 66,  National Geographic Channel creó una ruta musical para su serie «Control de Multitudes», donde realizan experimentos innovadores diseñados para poner a prueba y conservar el comportamiento social, revelando cómo y por qué nos comportamos como lo hacemos. Para escuchar la melodía los autos no deben exceder los 45 kilómetros por hora.

En Lancaster (California), Honda creó una ruta musical para promocionar su nuevo coche, donde los conductores no podían sobrepasar los 55 kilómetros por ahora. Más allá del aspecto publicitario, ese tramo del camino se transformó en un atractivo turístico.

Ruta musical cerca del Monte Fuji, en Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*