Trama de Vida

Está Bueno tejer! (tejer con amor!). El tejido requiere concentración, creatividad, conexión y paciencia… como la vida misma. Sintetiza en un pequeño paño o prenda el gran tejido de la vida. La trama que nos une, la que nos abriga, la que nos cobija, incluso, la que nos protege. El tejido y su vínculo con las mujeres viene de costumbres ancestrales. Y aquí comparto con ustedes algunos textos para conocer un poco más de esta actividad tan añeja como sagrada.

Entre Tramas y urdimbres / Mujeres tejedoras (Claudia Goldín)
Entre tramas y urdimbres desde tiempos ancestrales la mujer reunida en círculos sagrados, en rocas y cuevas, a la orilla del agua, en rituales a la tierra, en los rituales chamánicos de despachos, en los pedidos a los cuatro elementos, en actividades agrícolas y en un sin fin de espacios de encuentros , la mujer teje. En telares precarios, dos palitos unidos, con aguja de cardón, con espinas de pescado, con aguja de crochet, con dos aguja, con encajes a bolillo, con telares más sofisticados la mujer de todas las generaciones construye tramas y redes con fines de abrigo, de dar calidez, de compartir, de encontrarse, de contenerse, de sostenerse como una red invisible que proteje y sostienemás allá del tejido.
Las mujeres de Chincheros que tejen en círculo en sus telares de cintura con sus familias en el Valle Sagrado del Perú, mujeres que hilan el vellón de la oveja mientras cuidan sus rebaños en los cerros y amamantan a sus bebé. Las mujeres inmigrantes europeas, sentadas en círculo transmitiendo sus técnicas ancestrales, intercambiando sus vivencias y relatos de sus orígenes El hilo que liga y que sostiene, como una red de vida. (…)

El Poder de las tejedoras / Despertando la mujer creativa
“Las mujeres somos tejedoras, nos tejemos con hombres, niñ@s, y unas con otras para proteger la tela de la vida. Las mujeres somos creadoras, damos a luz a nuestros niños y a los hijos de nuestros sueños.
Las mujeres somos sanadoras conocemos los secretos del cuerpo, de la sangre y del espíritu porque son uno y el mismo.
Las mujeres somos amantes, nos abrazamos con gozo unas a otras, a los hombres, a los niños, a los animales y árboles escuchando con nuestros corazones sus triunfos y penas.
Las mujeres somos alquimistas, desenterramos las raíces de la violencia, de la destrucción y la profanación de lo femenino y transformamos las heridas culturales.
Las mujeres somos las protectoras del alma de la tierra, sacamos la oscuridad de su escondite y honramos los reinos invisibles.
Las mujeres somos buceadoras, nos sumergimos en los misterios, donde nos encontramos seguras, maravilladas y plenas de nueva vida.
Las mujeres somos cantantes bailarinas, profetas y poetas, recordamos quienes somos mientras viajamos por la vida.”
(Maureen Murdock)

Mi tejido es en agradecimiento a mi mamá que me enseñó a tejer, y a través del tejido canalizar tristezas y transformarlas. Y también a mis ancestros tejedores, de quienes alguien me contó que recién llegados de España a Olavarría, tejían en el cantero central ubicado en el viejo Boulevar Pringles. Desde allí hasta hoy seguimos tejiendo la trama, aprendiendo, evolucionando y compartiendo la esencia (la trama de la vida).

Tita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*